facebook comscore
El peor error de Evo

El peor error de Evo

Columnas jueves 14 de noviembre de 2019 - 02:57

Si algún efecto ha tenido el que el gobierno de México le diera asilo al expresidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, es que ha dividido la opinión pública. Hay quienes aseguran que se trató de un Golpe de Estado orquestado por la milicia de ese país; no faltan los que estiman que el pueblo se hartó de Morales y sus afanes por permanecer en el poder. Están también los que se preguntan por qué el exmandatario de Bolivia no aceptó irse a otra nación como Cuba o Venezuela y concluyen que su llegada a México, no es más que una “cortina de humo”.
El caso es que hay un punto que poco se ha tocado. Cuando Morales asumió como primer presidente indígena los destinos de Bolivia, —en un país donde hay 62.2 por ciento de ellos— en 2006, donde dijo “agradecer a la vida por darme la vida” y se comprometió a “cambiar Bolivia no con bala sino con voto, y esa es la revolución democrática”.
Hizo también otras reflexiones como que, “la política significa una ciencia de servicio al pueblo, hay que servir al pueblo no vivir del pueblo, si esa es la política. Hay que vivir para la política y no vivir de la política”.
Asimismo, luego de señalar que nunca soñó con ser presidente de Bolivia, se comprometió a gobernar con “esa ley que nos han dejado nuestros antepasados, el ama sua, ama llulla, ama quella, no robar, no mentir, ni ser flojo, esa es nuestra ley” y agregó que cumpliría con su compromiso, “como dice el subcomandante Marcos, mandar obedeciendo al pueblo, mandaré Bolivia obedeciendo al pueblo boliviano”.
Más allá de las intenciones que pudiera tener quien gobernó por 14 años Bolivia, el gran error que cometió Morales Ayma fue dejarse seducir por el poder, por lo cual, no pudo resistirse a la tentación de permanecer en la presidencia de su país. Tres términos presidenciales no le bastaron e iba por un cuarto período que lo perpetuaría en la presidencia boliviana hasta 2025 y para ello, armó todo un fraude electoral que nunca imaginó que terminaría por reventarse.
Lo que intentó Morales, fue evitar que se celebrara una segunda vuelta electoral, no obstante, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia reportó que el presidente obtuvo 46.86 por ciento, contra 36.72 por ciento del expresidente Carlos Mesa.
Tanto el Tribunal Electoral de ese país, como las misiones de observación de la OEA, así como el competidor, Mesa, exhibieron el fraude electoral que había cometido Evo Morales, a quien no le importó pasar por encima de sus principios y los compromisos adquiridos con los pueblos originarios de su país aquel ya lejano año 2006.
Lo que contrasta en este tema, es que el propio expresidente de Bolivia ha denunciado un Golpe de Estado en su contra, pero ha omitido tocar el fraude electoral que cometió.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
La guerra que mata la democracia Columnas
2019-12-06 - 02:32
+ -