facebook comscore
El regaño de Bachelet y la fría felicitación de Pence

El regaño de Bachelet y la fría felicitación de Pence

Columnas martes 10 de septiembre de 2019 - 02:22

Mientras el Gobierno mexicano suda la gota gorda para complacer a Donald Trump, la alta comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, advirtió, en Bruselas, sobre los riesgos que implica la política migratoria que le han impuesto a México desde Washington.

La también expresidenta de Chile dijo: “Las políticas y prácticas que tienen como objetivo evitar físicamente que los migrantes lleguen y entren al país destino, o que los devuelvan sin las garantías del debido proceso, son simplemente retrocesos.”

Bachelet está en ese momento de su biografía política en la que ya no existe cálculo y más bien se abren los espacios para actuar con libertad, aunque bajo los límites que ahora representa su encargo internacional.

Hace unas semanas enfureció al presidente de Brasil, por señalamientos sobre “la reducción del espacio democrático”, y Jair Bolsonaro, como troglodita, declaró que habían hecho bien los militares chilenos en matar “comunistas” y entre ellos el padre de la funcionaria de la ONU.

Por eso es que pesan las palabras de Bachelet y más en la órbita de los países que en teoría sostienen el progresismo y que tienen políticas públicas con enfoque humanitario. Mientras, el vicepresidente de Estados Unidos, Michael Pence, ya dejó claro que, aunque hay buenos resultados, que se deprenden del acuerdo migratorio firmado hace 90 días, se tiene que trabajar más, lo que quiere decir que seguirán presionando.

En la lógica de Trump no existe la tregua y siempre hay que estar preparados para el próximo apretón de tuercas.

Es triste lo que está ocurriendo y no solo para los migrantes, sino para la tradición de política internacional mexicana y para los apremios que antes existían, al menos en el discurso, para no sufrir recriminaciones que tuvieran que ver con la protección de derechos.

Se dirá que la amenaza de Trump valía el esfuerzo de conjurarla, pero a pesar de ello van a existir costos que pagar en el corto y en el mediano plazo.

Quizá lo que juega en favor del Gobierno, a nivel interno, es que quienes les hacían la vida imposible a los funcionarios del Instituto Nacional de Migración, ahora son sus aliados y ya no les importa lo que está ocurriendo.

Pero los hechos son tercos y las historias irán aflorando, como los cada día más frecuentes enfrentamientos entre migrantes y autoridades en los puntos de detención, sobre todo en la frontera sur.

Detrás del descenso de 35 por ciento de la migración, no hay nada parecido a un esfuerzo humanitario y más bien se estableció un muro de contención para mantener tranquilo a Trump.

Las felicitaciones de Trump son como el beso del diablo y más vale tenerlo claro.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -