laopcionnota
El regio bravo de la cumbia se despide a los 66 años

El regio bravo de la cumbia se despide a los 66 años

Entornos jueves 22 de agosto de 2019 - 04:58


POR MARTHA ROJAS

El rebelde del acordeón era pura música llana. Sin pretensiones, sin lenguajes complicados, sin más moda que la camisa estampada y los zapatos terminados en punta. Orgullo del barrio de la Independencia. Sonido colombiano con sazón norteño. Celso Piña, el regio más cumbiarachero , el más bravo, falleció ayer, en un hospital de Monterrey a los 66 años a causa de un infarto. Eran las 9:05 AM cuando Celso escribió sus últimas palabras en Twitter: “Nadie se resiste a la cumbia”.

¿Quién se iba a resistir a ese sonido jocoso del nuevo milenio? ¿ A esos pasitos sutiles, que emanaban de un cuerpo duro y unos brazos que también eran acordeón? ¿Quién?

Si Celso lograba, como pocos, enfiestar duro a la raza.

Bastaba entrar a la fiesta y la “Cumbia sobre el Río” para sentirse en la cima. Para mover la caderita, aunque no fuera bien. Qué importaba eso si era El Celso haciéndote recordar que el barrio existe y resiste; que en sus miles de dimensiones es potente, alegre y sincero…

El cantante, compositor y arreglista se quedará en la memoria de la música latina por atreverse a mezclar los sonidos tropicales, emanados de la cultura africana e indígena, con los del folclore mexicano despedidos de un acordeón, que aprendió a tocar de manera autodidacta inspirado por El Bárbaro del acordeón y El monstruo del acordeón. Su sonido seminal, que patentó en los 80, irrumpió de tal manera en la escena musical que ni Gabriel García Márquez se resistió a bailarlo.

De Gabo, Celso se decía fiel admirador. Hizo que le firmara un ejemplar de El Amor en los tiempos del cólera el cual adornó, junto a algunos de sus acordeones más preciados, la sala en su casa de Monterrey. En honor a esa amistad, Celso le grabó “Reyna de cumbias”, en su legendarrio disco Barrio Bravo (2001).

Su funeral se realizará hoy, en San Pedro, a las 15:00 horas. Los restos de esa multipersonalidad carismática y sencilla serán cremados y sus cenizas esparcidas en el rancho de Macondo, en el ayuntamiento de Allende pero quizá sus símbolos sobrevivan siempre.

De los sonideros a Macondo. De Bogotá a París. Del barrio a la capital, después de “Ron, tabaco y esperma”,

"Cumbia poder" y "Cumbia sobre el Río" ya nada fue igual.

“Para mi la música es una terapia ¿no? Porque ya ves que a veces traes broncas”, decía con un tono fresón en el intro que lo llevó al Olimpo musical. Tenía razón. La música es música. La música se transforma y te transforma siempre.

Cumbia poder me alimentas / Dando energía a mi ser/ Para que pueda crecer/ El sentimiento que tu representas.

El sentimiento que tu representas Celso.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-