facebook comscore
El regreso a las armas

El regreso a las armas

Columnas jueves 05 de septiembre de 2019 - 03:15

El ajedrez geopolítico sudamericano tuvo en fecha reciente otro de sus puntos de inflexión. Es difícil imaginar que sin la bendición de Cuba y Venezuela un grupo de hombres, que antes estuvieron cobijados por La Habana y Caracas, hayan anunciado su regreso a lo que insisten en llamar la lucha armada.

El pasado 29 de agosto Colombia fue sacudida por el anuncio de una facción de las FARC. Decidió, ese grupo, ponerle punto final al proceso de paz y por tanto empuñaron de nuevo las armas, en una frente de batalla que no sólo es bélico, en realidad en los últimos años la lucha guerrillera en Colombia fue fachada para toda clase de actividades al margen de la ley: extorsiones, secuestros, tráfico de armas y minerales, narcotráfico, trata de personas.

El papel que tendrá Venezuela en esta nueva etapa quedó en el tapete desde el primer momento. El vídeo difundido por esta facción de las FARC, con el guerrillero Iván Márquez como vocero del regreso a las armas, se habría grabado en territorio venezolano y no en suelo colombiano, como se asegura en el propio mensaje. Se vuelve a una dinámica que ya ha sido probada por los irregulares: actuar con impunidad en la región fronteriza entre ambos países.

La cercanía de esta facción de las FARC con el ELN, que no abandonó las armas y que además concentró sus actividades al margen de la ley en la intrincada frontera colombo-venezolana, es otra señal de que el conflicto colombiano tendrá impacto más allá de sus límites fronterizos.

El acuerdo de paz, para desmovilizar a las FARC, se terminó de firmar hace tres años. Fue negociado en La Habana, Cuba, con la mediación de Noruega. El proceso fue un logro para el presidente de entonces, Juan Manuel Santos. Raúl Castro apareció entonces sonriente, era la mano que mecía la cuna.

Además de Iván Márquez (un alias) la facción que regresa a las armas tiene como cabezas visibles a Jesús Santrich, buscado por casos de narcotráfico, y de El Paisa, catalogado como una de las figuras sanguinarias de las FARC antes de su desmovilización tras los acuerdos de La Habana.

La posible sinergia entre la disidencia de las FARC y el ELN abre un nuevo escenario para la seguridad regional, dada la propia inestabilidad institucional y de seguridad que se vive en Venezuela.

Es difícil imaginar que este grupo de hombres armados, que han tenido cobijo tradicionalmente en las casas cubanas de huéspedes de Miramar y Siboney el capital cubana, y que se pueden refugiar en suelo venezolano cuando cometen fechorías en suelo colombiano, hayan tomado tal decisión sin la venia de los regímenes de Cuba y Venezuela.

La violencia regresó a Colombia casi que inmediatamente luego de este anuncio. Militantes de la FARC abatidos por las fuerzas de seguridad, una líder política local asesinada por los insurgentes. Así regresan los titulares del terror al país sudamericano.

• Periodista e investigador de la
Universidad Católica Andrés Bello, en
Caracas @infocracia

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Fin a los moches, empiezan los fraudes Columnas
2019-11-12 - 01:34
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-12 - 01:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-12 - 01:18
Tiraditos Columnas
2019-11-12 - 01:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-12 - 02:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-12 - 02:24
+ -