laopcionnota
El senador y el general

El senador y el general

Columnas miércoles 24 de julio de 2019 - 00:44


Hace unos días, en una nota en Animal Político, Andrea Vega se refirió al drama social que ha significado para Guerrero el colapso en el precio de la amapola. Y escribe también sobre el golpe adicional por el retraso o la cancelación de apoyos federales a comunidades que difícilmente sobreviven. No les llega Prospera, ni Producción para el Bienestar, ni los fertilizantes para producir cosechas de autoconsumo. La economía y la ineptitud las aplastan, literalmente.

Pero como en Guerrero las catástrofes nunca terminan, mientras el estado se hunde, la fortuna ha encumbrado al señor Salgado Macedonio, cuya presidencia municipal también hundió a Acapulco en el barranco del cual ya nunca saldría. El señor Salgado sería designado coordinador de Morena en el estado, y luego presidente de la Comisión de Defensa del Senado. La tragedia humanitaria de Guerrero es nota a pie de página en el psicodrama político del país, y el senador, con la adrenalina al tope, se ocupa de poner sobre la mesa posibilidades. Una es la de prescindir de la Suprema Corte, si ésta no dobla la cerviz para entrar al redil del patrón. Otra, es torturar a un ministro de la Corte y a un exsecretario de seguridad; no se sabe si a cuenta propia, o de alguno de los grupos criminales que sentaron sus reales en el puerto bajo su ilustrada satrapía.

Mientras tanto, de vuelta a Guerrero, tampoco tuvo nada de particular la noticia de un secuestro, salvo que ahora salió a colación la Guardia Nacional, y que el gobierno salió corriendo a calmar la cosa, y a decirnos que los supuestos secuestradores son militares y no “guardias”. Y es que, destruida la Policía Federal, como institución y como piñata política, ahora le toca a las Fuerzas Armadas, con su lealtad republicana, olvidar los insultos, apechugar con los costos de la seguridad pública, atender todo lo que la “nueva” Guardia requiera, realizar las tareas que los jefes civiles no pueden cumplir, y escuchar de viva voz que la intención es desaparecerlas.

Ante semejantes exigencias, ya no desentona que la Comisión que trata los temas militares la encabece un senador con ínfulas de golpista y torturador... colocado ahí por quien, con tal de ganar votos, señalaba a las Fuerzas Armadas acusándolas de represoras.

Vueltas da la vida pero, como dice el presidente, tampoco tiene mucha ciencia: simplemente se aprovecha la disciplina castrense para construir un cuerpo armado distinto, menos institucional y más acorde con el proyecto político que se pretende imponer.

Un general retirado, de muy destacada trayectoria, alza ya la voz para decir que habría que usar los derechos que aún tenemos para defender a la Constitución y a las instituciones. Menos mal.

Y así nos la llevamos. Unos, destruyendo. Otros, defendiendo.

Los más, sobreviviendo. Un día como cualquier otro.

•Director General de Causa en Común.
@japolooteyza

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

El acordeonista frente a su féretroColumnas
2019-08-22 - 03:46
¿Y si seguimos sin empleos?Columnas
2019-08-22 - 03:41
¡Quién hace más lagartijas!Columnas
2019-08-22 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-22 - 03:38

+-