facebook comscore
El subejercicio también es corrupción.

El subejercicio también es corrupción.

Columnas martes 05 de noviembre de 2019 - 22:49

Existen tres grandes faltas en el ejercicio de cualquier función pública, robarse el dinero, gastarlo mal y no poder ejercerlo. Seguramente la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, tendrá noticias de los primeros, pero en cuanto al último rubro, el Gobierno federal está en riesgo de fallarle al pueblo. El subejercicio al mes de septiembre es muy alto, pero todavía hay tiempo de cerrar bien el año.
No hay dinero que alcance y un Gobierno ejemplarmente austero, tiene la obligación moral de saber usar cada peso de su presupuesto; sin embargo, la falta de perfiles hizo más lenta la curva de aprendizaje y los meses del año se les pasaron volando. A eso hay que sumarle que Hacienda no baja rápido el presupuesto; ya lo dijo ayer el Presidente, tenemos buenos técnicos, pero les hacen falta más baños de pueblo.
Al tercer trimestre, Hacienda reporta que el gasto neto pagado se ubicó en 4 billones 187 mil 16 millones de pesos, monto inferior en 151 mil 337 millones de pesos al previsto en los Calendarios de Presupuesto Autorizados para el Ejercicio Fiscal 2019, y aunque el Presidente tenga otros datos, es un foco rojo que espero no desestimen.
Este monto está compuesto casi en partes iguales por gasto programable y no programable, es decir, uno que ya está comprometido de origen y otro que sí se programó en acciones, programas y la operación del aparato gubernamental.
Sobre el gasto no programable, pueden ser buenas noticias del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, por el buen manejo de compromisos financieros contraídos por administraciones pasadas. Es decir, podemos estar hablando de ahorros importantes y muy necesarios que, deben ser reasignados en las partidas presupuestales correctas para atender las necesidades que existen en el país.
En cuanto al gasto programable, es otro cantar, aquí sí es muy preocupante que, por ignorancia, por excesivas cargas de trabajo o por reajustes en los procedimientos para las adquisiciones, se puedan presentar casos en donde no hayan podido o sabido utilizar los recursos.
Esto sería una primera muestra de corrupción al interior del gobierno, ya que el primer acto de corrupción de un servidor público es aceptar un nombramiento para ocupar un cargo para el cual no está capacitado y de la misma forma, quien emite un nombramiento para alguien que no cubre el perfil necesario, también está incurriendo en una falta grave.
Ya lo dijo Víctor Hugo Romo, alcalde de Miguel Hidalgo, no puede haber subejercicio habiendo tantas necesidades, eso es traicionar al pueblo. Porque ello, puede significar inmuebles sin mantenimiento, hospitales sin medicinas, personal sin equipo de seguridad, niñas y niños sin acciones educativas, escuelas sin sanitarios.
Confío en que ya estén preparando su cierre y tenga claridad de las áreas que tienen que trabajar fuerte para ejercer el recurso que les fue asignado. Para eso tiene el Presidente Andrés Manuel López Obrador a su leal y experimentado Gabriel García Hernández, quien le ayuda a coordinar a los súper delegados estatales y regionales del Gobierno federal.
Confío también, en que el Presidente López Obrador realice los ajustes necesarios en su equipo de trabajo y que la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública que preside el diputado Alfonso Ramírez Cuellar, tome nota para la aprobación del presupuesto 2020.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Transparencia en serio Columnas
2019-11-13 - 01:59
Carlos Fuentes: el polemista ateo Columnas
2019-11-13 - 01:57
Cerca de concretarse el sueño Columnas
2019-11-13 - 01:46
Llegó el día para los nuevos inmortales Columnas
2019-11-13 - 01:41
La Sub-17 da gusto Columnas
2019-11-13 - 01:28
Se extraña una comisión Columnas
2019-11-13 - 01:04
+ -