laopcionnota
El tráfico de menores
El tráfico de menores

Columnas jueves 16 de mayo de 2019 - 02:29


Hace un mes la bebé Nancy Tirzo fue prácticamente robada de las manos de su familia a las afueras del Hospital General de México, en la colonia Doctores de la Ciudad de México, que afortunadamente se resolvió más por la participación ciudadana que por las investigaciones de la policía.

El sábado 11 de mayo un tuit de nuestro amigo Rafael Pérez Gay, escritor y periodista, alertó acerca de que la joven Miranda Isabella de 15 años de edad, amiga de un joven amigo de Rafael había tomado un UBER la noche de sábado y desapareció. La rápida respuesta en las redes sociales ayudaron más que la actuación de las autoridades responsables de atender esta emergencia.

La joven afortunadamente apareció bien unas horas después. En el caso de la bebé robada, según se conoció a través de los testimonios y de los videos recabados como pruebas, fue por un reglamento interno de la institución hospitalaria que la madre de la pequeña de sólo ocho meses de edad no pudo pasar con su hija al interior del hospital, al que acudió a visitar a una hermana internada. La menor se quedó al cuidado de un sobrino de 15 años que también la acompañaba.

El joven fue abordado al exterior de la institución.

Las autoridades lograron detener a una pareja de robachicos y la menor apareció en Ciudad Nezahualcóyotl comprada por una pareja por seis mil pesos.

Ante este tipo de casos, que se dan con especial frecuencia en los nosocomios y escuelas particularmente, sin duda alarma este tráfico de menores porque los métodos de identificación de bebés son ahora mucho más estrictos que hace años y es en proporción a esta dificultad que los delincuentes actúan con mayor riesgo y atrevimiento.

El robo de infantes es uno de los flagelos más angustiantes no sólo para los padres o familiares cercanos, sino que preocupa de sobremanera a toda la sociedad en su conjunto y es una de las conductas que viola todos los derechos de forma simultánea y convergente.

Las personas y grupos que cometen este delito lastiman la condición de dignidad y libertad de la víctima, reduce su vida a un estado de esclavitud y lo coloca en un riesgo extremo ya que llega, incluso, a su traslado a otra región o país para someterla a prácticas de explotación. Por ello es urgente que además de la famosa Alerta Amber, con la que se le da especial celeridad a los casos de desaparecidos y de robo de menores, las autoridades encargadas de atender estos asuntos otorguen prioridad máxima a cualquier reporte de desaparición, en especial tratándose de bebés que pueden ser llevados a otros países en el extranjero, sin saber con qué fines perversos.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


1994Columnas
2019-05-23 - 03:14
Hablándole bonito a TigresColumnas
2019-05-23 - 03:10
El PSV cuida sus interesesColumnas
2019-05-23 - 03:08
Son los ruskis…idiotasColumnas
2019-05-23 - 03:05

+-