laopcionnota
El triunfo de Luis Miguel y la nueva izquierda

El triunfo de Luis Miguel y la nueva izquierda

Columnas lunes 03 de junio de 2019 - 02:54


Las elecciones de ayer, en seis estados, dos de los cuales eligieron gobernador, no implican una evaluación del desempeño de nuestro Presidente Eterno, por una razón: el Baluarte de la Moral, como hemos repetido hasta el agotamiento, está ya en otro plano espiritual, lo que significa que esta más allá de las opiniones de los mortales —juzgarlo es como juzgar al Papa: es el Vicario de la Democracia en la Tierra—.

No obstante, puesto que el Estado es él, como ya dijo la camarada Cartier, Irma Eréndira Sandoval, estas elecciones son un reflejo de su influencia decisiva en el destino patrio, en la consolidación de la Utopía.

Y vaya reflejazo. Me voy a limitar a los gobernadores, porque el espacio es breve, empezando por mi favorito: Luis Miguel Barbosa. Luismi Rey. Nuestro Miguelón. El Sol. Los fifis de Movimiento Ciudadano y el PAN le pusieron enfrente a Enrique Cárdenas. Uno se pregunta: ¿en qué estaban pensando? Cárdenas tiene un miserable doctorado en Yale, luego de una licenciatura en el Tec, y una vida en la academia y la investigación como economista. ¿Qué puede eso frente a la simpatía natural de mi Mike, o frente a su experiencia transpartidaria? ¿Alguien podría preferir a un investigador del Espinosa Iglesias que al rey del ofertón inmobiliario, que a Lord Coyoacán? ¿No les cautivó la manera en que dijo “pendejos” frente a los medios?

Es inolvidable, mi Mike. Cómo olvidar que bajo su liderazgo señero desapareció el 30 por ciento del presupuesto del senado en 2015: austeridad republicana avant la lettre. O la vez que dijo que no fuéramos alarmistas con las denuncias de tortura en las detenciones de mujeres. El alarmismo lo desató un reporte de Amnistía Internacional, al que respondió, todo un humanista, preguntando a las reporteras presentes cuántos habían sufrido torturas.