laopcionnota
Elecciones sin sorpresas

Elecciones sin sorpresas

Columnas martes 04 de junio de 2019 - 03:41


Como se anticipaba, las elecciones locales del domingo aplastaron las expectativas de la oposición y consolidaron el avance de Morena hasta cierto punto. El PAN resultó derrotado en la contienda por la gubernatura de dos estados que todavía el año pasado gobernaba. Baja California tiene implicaciones tan trascendentes como haber sido el primer estado ganado por la oposición en México y una entidad gobernada por los panistas desde hace 30 años. Ahora será gobernada por Morena. Puebla, territorio morenovallista apenas hace siete meses, observó la desaparición completa de una gigantesca estructura electoral en ausencia del caudillo que la formó. Ojo con eso. México no logra construir instituciones partidistas sólidas, el electorado sigue a hombres providenciales y tristemente, no importa si el partido se llama PRI, PAN o Morena, las campañas vuelven a ganarlas personajes, no agendas de gobierno.

Asombra el desconcertante optimismo de Marko Cortés, dirigente nacional del PAN. Perdió las dos gubernaturas en disputa, pero se consuela con la victoria en municipios electoralmente insignificantes y escribe en su Twitter que el PAN creció. Si gobierna dos estados menos de los que gobernaba el año pasado, ¿en qué consiste ese crecimiento?

El PRI está pasando de la irrelevancia a la inoperancia, la condición satelital y quizá, a la inexistencia. Más penoso aún que el caso panista, el consuelo priista reside en no haber perdido el registro estatal en Baja California. Alegrarse por conservar algunas pequeñas poblaciones de Durango al tiempo que se sufrían derrotas devastadoras en las gubernaturas, todos los municipios grandes y las diputaciones locales, parece broma para el otrora partidazo nacional. Lo decía un experimentado dirigente de otra época, la estructura y los restos de la militancia ahí están.

¿No había un solo candidato competitivo a gran escala? Y en caso de no haberlo, ¿costaba demasiado establecer una alianza con otros partidos para multiplicar las victorias? El PRI se convirtió en el esquirol que favoreció a Morena en Puebla, posiblemente a cambio de la gubernatura interina. La oposición unida sumaba porcentajes suficientes para derrotar a Morena, pero el PRI prefirió presentar una candidatura testimonial sin ninguna posibilidad de victoria.

Morena va en caballo de hacienda rumbo a la construcción de una hegemonía más incontestable en territorios donde el movimiento obradorista no solía tener representación. Desconocer las derrotas y cerrar los ojos a la realidad no le servirá a las dirigencias partidistas para tapar el sol con un dedo. Resultaría adecuado emprender una reflexión sistémica y sistemática sobre las causas de resultados electorales tan pobres, a fin de buscar nuevas fórmulas que permitan reconectar con un electorado distante. El abstencionismo promedio rozó 75 por ciento del padrón. Ya no existe el viejo sistema político mexicano, se está construyendo uno nuevo a paso veloz y los actores políticos tradicionales cometen errores suficientes para quedar fuera.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Lotes del delitoColumnas
2019-08-16 - 03:48
Sueños y recuerdos de Lezama LimaColumnas
2019-08-16 - 03:44
Cuando el interés ya no es suficienteColumnas
2019-08-16 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-16 - 03:35
Línea 13Columnas
2019-08-16 - 03:32

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-