laopcionnota
En buen Plan (de PEMEX)

En buen Plan (de PEMEX)

Columnas jueves 18 de julio de 2019 - 01:43


Después de una larga espera, bajas de calificaciones, una ruptura estructural en el gabinete del Presidente López Obrador y la renuncia del secretario de Hacienda, por fin se presentó el Plan de Negocios de Pemex… y decepcionó a todos.

Y lo hizo porque no presentó una solución integral que deje satisfechos ni a los mercados ni a los sobrevivientes del ala técnica y moderada de la 4T. Paradójicamente, también decepcionó a los más radicales y dogmáticos de los lopezobradoristas, que esperaban un golpe de autoridad que callara bocas y les diera, finalmente, un logro económico sólido que pudieran presumir.

Si bien la información que se dio a conocer en el ya famoso “PowerPoint de la mañanera” es muy limitada y dista mucho de ser un plan de negocios a la altura de una empresa del calado de Petróleos Mexicanos (¡por favor díganme que hay más información y que más adelante se va a hacer pública!), sí permite observar las líneas de acción más importantes.

Por un lado presenta una vuelta al pasado muy importante, ya que definitivamente cancela los “farms outs” y la asociación con empresas privadas para la exploración y producción de hidrocarburos; en su lugar, recupera el esquema de los contratos de servicios por medios de los cuales, en lugar de asociarse, la paraestatal contrata a empresas privadas para la realización de los trabajos.

Una de las grandes desventajas de este esquema es que la totalidad de riesgo por cada exploración fallida se lo come totalmente Pemex mientras que, con los farm outs, tanto el riesgo como los costos de explorar y fracasar se comparten entre todos los participantes. El otro riesgo es que, tal como sucedió en el pasado, la Dirección de Compras concentra un poder discrecional millonario que, en no pocos casos, ha terminado en actos de corrupción indignantes.

Por otro lado, lo presentado por el presidente López Obrador y el agrónomo que despacha como director general de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero, es un rescate financiero por dos vías: la inyección de recursos fiscales frescos por 141 mil millones de pesos (es decir, en lugar de que el Gobierno federal compré vacunas, medicinas, construya escuelas o beque ninis, es dinero que se mete en la “panza” de Pemex) a lo largo de tres años y la reducción de la carga fiscal de la paraestatal de 65 al 54 por ciento lo que le aportará unos 128 mil millones de pesos adicionales.

Si bien estos recursos en algo ayudarán a que no se degrade aun más la evaluación que las calificadoras hacen de Pemex (hay que recordar que se evalúa únicamente la capacidad de pago de una empresa o institución), en términos de los problemas estructurales de la paraestatal es un paliativo ya que, de acuerdo a las estimaciones hechas por los analistas especializados, se requieren de cuatro veces más recursos para levantar la plataforma de producción que se ha venido cayendo y que hoy está en mínimos históricos. Y sí, a todo esto hay que incorporar (o restarle, como se le quiere ver) la incierta inversión necesaria para la refinería de Dos Bocas que no convence a nadie.

En buen plan, no se ve bien lo que hasta el momento conocemos del plan para Pemex .

Ex Secretario de Trabajo y Desarrollo
Económico de Puebla. Analista
económico y de negocios @MichelChain

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Y Michoacán apá?Columnas
2019-08-23 - 03:26
IngresosColumnas
2019-08-23 - 03:18
Línea 13Columnas
2019-08-23 - 03:16
Mujeres LibresColumnas
2019-08-23 - 03:13
Pobreza, hambre y miedoColumnas
2019-08-23 - 03:10

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-