laopcionnota
Estereotipos

Estereotipos

Columnas lunes 10 de junio de 2019 - 03:51


Inició sin bombo y sin platillo, en Francia, el mundial de futbol femenino. Francia golea al equipo de Corea del Sur. Pretende, según algunos comentaristas, ser el primer país que posea simultáneamente las dos copas del mundo. La de mujeres y la de hombres.

Escribe Jorge Valdano en el País: “Tuvieron que pasar cien años para que el futbol femenino consiga salir de las trincheras, acompasando un movimiento reivindicativo en favor de la mujer que ya es imparable”.

Cuenta Valdano que, durante la primera guerra mundial, miles de mujeres fueron empleadas en la fabricación de armas. En los descansos jugaban futbol. Cada industria tenía su equipo y comenzaron a nacer clubes.

Cuando la guerra terminó, las mujeres volvieron a los “quehaceres del hogar” y la federación inglesa de futbol prohibió cualquier tipo de asistencia técnica o arbitral a equipos femeninos.

Que las mujeres no jugaran futbol era un estereotipo. Similar al que insiste en que “las niñas visten rosa, usan falda y juegan con muñecas”. De la misma especie al que reitera “los niños no lloran y usan pantalón largo”.

Los estereotipos, ha dicho el Instituto Nacional de la Mujeres “Son patrones culturales arraigados que se reproducen entre generaciones. Con ellos se educa a niñas y niños, desde que nacen, tanto en la familia, como en la escuela; esto también se ve reflejado en cada comunidad, en los medios de comunicación y en el uso del lenguaje. En todos esos ámbitos se remarca con insistencia lo que deben ser y hacer las mujeres y los hombres”.

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos “Campo algodonero” que analizó la responsabilidad del Estado mexicano en los feminicidios de Ciudad Juárez, dio cuenta de deficiencias en deberes de prevención e investigación fincadas en estereotipos de género: “Las mujeres decentes no se visten así”; “eso le pasó por andar a esas horas afuera”; “de seguro anda con el novio; regresará con premio” y así…

El feminismo internacional ha desarrollado, para enfrentarse a este tipo de construcción sociocultural que insiste en despreciar a la mujer cuatro conceptos clave: El androcentrismo, el patriarcado, el sexismo-machismo, y la perspectiva de género.

Los cuatro sirven para implementar un método de análisis que posibilita “cuestionar los hechos” y advertir la presencia de estereotipos y prejuicios a fin de visualizar las situaciones de desventaja provocadas por condiciones de género.

Una situación de desventaja, vinculada, ahora, con una decisión de política pública, era la obligación, impuesta a las niñas, de usar falda en el uniforme escolar. La determinación de que las mujeres puedan decidir usar pantalones en la escuela es una medida que ve por la igualdad, desde la etapa escolar.

No existe argumento válido alguno, sólo el estereotipo, que impida a las mujeres usar pantalón en el uniforme escolar. Le pregunté a mi hija Julieta, de 16 años, también futbolista, su opinión y me ofreció una razón práctica: Cuando hace frío, cuando te gusta jugar en el recreo, lo mejor es usar pantalones.



•Excomisionado Nacional
de Seguridad: @Ley13091963

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

AportacionesColumnas
2019-06-24 - 03:52
Tres temas para tomar en cuentaColumnas
2019-06-24 - 03:50
La balada de la dependencia sexualColumnas
2019-06-24 - 03:48
El Tratado de VersallesColumnas
2019-06-24 - 03:45
IngresosColumnas
2019-06-24 - 03:41
Línea 13Columnas
2019-06-24 - 03:38

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-