laopcionnota
Evocan al Indio que convirtió el cine mexicano en oro

Evocan al Indio que convirtió el cine mexicano en oro

Entornos martes 26 de marzo de 2019 - 04:36


POR MARTHA ROJAS

“Yo soy el cine mexicano”, solía decir Emilio El Indio Fernández cuando lo increpaban acerca de su éxito en pantalla o sus exabruptos en la calle. Contaba de sí que había luchado en la Revolución, que posó desnudo para que George Stanley pudiera modelar la estatuilla del Oscar y en suma, zanjaba cualquier duda sobre su persona, con un: “sólo existe un México: el que yo inventé”.

▶ Lo real y lo mítico convergen en la figura de uno de los cineastas, actores y productores más prolíficos de la industria nacional. El Indio Fernández, como lo conocieron sus amigos, sus enemigos y sus fans, no sólo fue uno de los responsables del inicio de la llamada Época de Oro de Cine mexicano con el estreno en 1943 de Flor Silvestre sino uno de los artífices de la “mexicanidad” que se exportó a Hollywood o a Europa.

Si en algo tenía razón Emilio es que, en efecto, había inventado un México. Se trataba también de un México en el que la secuelas de la Revolución seguían vigentes y la imagen del caudillo protector era más que celebrada.

El Indio Fernández, era el rostro de esa mexicanidad. Con 1.80 metros de estatura, un pronunciado bigote negro, y las facciones curtidas por el campo y el autoexilio plasmaban a la perfección la silueta “del mexicano”, más en particular del hombre mexicano que en el extranjero deseaban conocer: gruñón, con bigote, con sombrero y zarape al hombro.

Junto a Gabriel Figueroa, Emilio Fernández encontró en las escenas rurales y los amores desafortunados un semillero de éxitos que lo llevó a competir y ganar en el Festival de Cine de Venecia con La perla (1945) una cinta inspirada en la novela homónima de John Steinbeck y a recibir la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes, en 1946, por María Candelaria, filme protagonizado por Dolores del Río, cuya fotografía también le valió un reconocimiento a Gabriel Figueroa. Repetiría la hazaña en Cannes cuando el jurado premio la cinta La red en 1953.

En su filmografía se cuentan más de 60 películas que dirigió, y una treintena más de cintas en las que actuó o que produjo.

De temple fuerte – se dice que siempre cargaba consigo un arma, lista para disparar a la menor provocación el Indio Fernández no sólo forjó la idea del hombre mexicano digno y orgullosos de sus raíces sino que tuvo la osadía de llevarla a la realidad. Murio en agosto de 1986 en la Ciudad de México.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-