laopcionnota
Evolución: “Solo una teoría”

Evolución: “Solo una teoría”

Columnas martes 10 de septiembre de 2019 - 02:36


En columna previa me dolía de la “doctrina” del “Diseño Inteligente”, que sin fundamento científico alguno afirma que el origen o evolución del Universo, la vida y el hombre, son el resultado de acciones racionales emprendidas de forma deliberada por uno o más agentes inteligentes.

El DI en realidad está combatiendo la Teoría de la Evolución, plasmada en la obra cumbre de Charles Darwin, publicada en noviembre de 1859. Como “naturalista” de a bordo del barco de la marina inglesa denominado HMS Beagle, Darwin observó especies vivas en cada parada y encontró fósiles de animales al parecer extintos pero cuyos descendientes modernos presentaban características similares.

En esa expedición por toda la costa de Sudamérica, entre 1831 y 1836, desde El Salvador en el océano Atlántico hasta las Islas Galápagos en el Pacífico, pasando por la Patagonia, Darwin empezó a reflexionar. Según John Van Wyhe, historiador de la ciencia de la Universidad de Cambridge, de donde egresó el propio Darwin, el texto no fue mayormente cuestionado por la comunidad científica y los postulados del autor sobre la selección natural de las especies fueron aceptados completamente al paso de apenas unos 15 ó 20 años.

Nuestro autor resolvió que toda población esta compuesta por individuos ligeramente distintos unos de otros y que las variaciones hacen que cada uno tenga distintas capacidades para adaptarse al medio natural, reproducirse exitosamente y transmitir sus rasgos a su descendencia. Al paso de las generaciones, los rasgos de los individuos mejor adaptados se vuelven más comunes y la población evoluciona. Darwin llamó a este proceso descendencia con modificación. Del mismo modo, determinó que la naturaleza selecciona las especies mejor adaptadas para sobrevivir y reproducirse y ese proceso se llama selección natural.

Es decir, las especies no tienen una existencia fija ni estática sino que obedecen a un proceso dinámico de cambio constante y que la supervivencia es la expresión misma de la vida. Esa lucha por sobrevivir genera que desaparezcan a los organismos peor adaptados a su medio natural y que se reproduzcan los mejor adaptados. Las variaciones genéticas que producen el incremento de probabilidades de supervivencia son azarosas y no son provocadas. Esta selección natural (y la evolución) requieren de un largo tiempo; tan prolongado, que una vida humana no alcanza para apreciarla.

Ahora que estamos a unas semanas del aniversario número 160 de El origen de las especies por la vía de la selección natural o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida, debemos estar más alertas que nunca a estas pulsiones retrógradas que, si no denunciamos y repudiamos, podrían atentar contra los fundamentos mismos de la biología y la ecología modernas, poniendo en riesgo avances científicos de los últimos 200 años y eso, ni es admisible ni debe suceder.

•gsergioj@gmail.com
@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Playoffs de Las Mayores en puertaColumnas
2019-09-19 - 04:46
SonoraColumnas
2019-09-19 - 04:44
Noticia de un secuestroColumnas
2019-09-19 - 04:42
Petróleo en el Corto PlazoColumnas
2019-09-19 - 04:40
IngresosColumnas
2019-09-19 - 04:38
Línea 13Columnas
2019-09-19 - 04:36

+-