laopcionnota
Francia condecora con el máximo honor a un “romántico perdido”
Francia condecora con el máximo honor a un “romántico perdido”

Entornos lunes 22 de abril de 2019 - 04:53


POR MARTHA ROJAS

Michelle Houllebecq posee una voz literaria, fuerte, directa y susceptible a las malinterpretaciones. Su última novela Serotonina (Anagrama, 2019) despertó el entusiasmo de quienes afirman que es uno de los escritores más originales, críticos e irreverentes que ha dado Francia y de quienes piensan que, no se trata más que de un polémico machista.

El autor galo, uno de los más vendidos en Europa, fue condecorado con una de las máximas distinciones que otorga el gobierna las personas por “méritos extraordinarios” dentro del ámbito civil o militar: La legión de honor.

▶ Para Macron, el escritor — cuya fama literaria comenzó con la publicación en 1994 de Ampliación del campo de batalla —, se trata de un “romántico perdido en un mundo que se ha vuelto materialista”.

En la narrativa de Michelle Houllebecq existen elementos de ambos mundos: por una lado está el escritor irreverente; el que no le tiene miedo a las teclas, ni a las etiquetas, y por el otro, está el exempleado del Ministerio de Agricultura convertido en escritor que traza una perfecta radiografía de la decepción del hombre blanco y su sistema Occidental.

Michel Thomas, de 63 años, nació en el territorio de ultramar francés conocido como La Isla de la Reunión, en medio del seno de un hogar comunista.

Desde los 12 años quedó bajo el cuidado de su abuela paterna. Primero vivió en Argelia y luego se trasladó a París, en donde a manera de homenaje adoptó el apellido de su abuela (Houllebecq) como seudónimo.

El éxito a gran escala y su, bien ganada, reputación de escritor "maldito" con Las Partículas elementales y alcanzó niveles mediáticos con Sumisión, una de sus obras más críticas en la que imagina una Francia gobernada por la Ley del Islam, elegida democráticamente luego de que el partido de ultraderecha Frenta Nacional y Marine Le Pen fueran derrotados en las urnas. El lanzamiento del libro coincidió con el ataque terrorista a las instalaciones del semanario Charlie Hebdo en enero de 2015 .

Desde entonces pasaron cuatro años para que el enfant terrible regresara al mercado editorial con una novela miserable para honesta, en al que se delinea el perfil de un hombre de mediana edad, depresivo y vacío para apuntar a la metáfora de una sociedad primermundista calmada e impotente.

Florence-Cluade tiene 46 años y es adicto al Captorix, un antidepresivo que provoca la secreción de la hormona de la felicidad (serotonina), pero a cambio provoca impotencia y disminución de la líbido.

Serotinina es el retrato de un hombre que no encuentra un sentido a su existencia. A veces egoista, a veces compasivo, Florence se sumerge en los recuerdos de sus amores pasados para tratar de encontrar un motivo que lo haga vivir lo suficiente o bien le impulse a morir digmamente. Ninguna de las dos sucede.

Aunque al final de sus relatos los lectores pudieran tener opiniones encontradas sobre el efecto Houllebecq, algo es cierto: es honesto, pero miserable.

Houellebecq se nos muestra desde el principio como un crítico de la modernidad, del individualismo galopante tan profundamente arraigado en las sociedades europeas.

Una particular crítica, hecha por un hombre blanco, clasemediero que no espera que todas las voces tengan cabida en el mismo relato, ni que todos estén de acuerdo.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


10 años de la pérdida de BenedettiEntornos
2019-05-17 - 08:56

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-