facebook comscore
Fuchi, guácala

Fuchi, guácala

Columnas miércoles 11 de septiembre de 2019 - 02:23

Está lo de “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, de Juárez (un antecedente directo, pero menos grandioso, de nuestro Tlatoani, que ya saben que es un liberal de cepa). O, digamos, lo de que “La democracia es el gobierno de la gente, por la gente y para la gente”, creo que de Lincoln. O lo de “Lucharemos en las playas” de Churchill, el año 40, en el Parlamento, en un llamado a defender la libertad contra el nazismo. Me refiero a esos grandes momentos, de grandes estadistas, en grandes coyunturas; esas instantáneas verbales que estaban destinadas a convertirse en letras doradas, ya me entenderán; a la inmortalidad.

Bien, ya tenemos la respuesta de la 4T. A esa genealogía, ese linaje, corresponde “Fuchi, guácala”, de nuestro Padre de Pueblos. Qué estatura de gobernante; qué manejo del discurso; qué dignificación de la investidura. Hagan de cuenta un Julio César tabasqueño, un Napoleón del trópico ardiente, un DeGaulle pero que no anda bebiendo coñac y comiendo quesos fifís: un DeGaulle cecinero. ¿Se imaginan cómo se cimbraron los narcos, los secuestradores, ante esa autoridad irradiante? ¿Cómo se les movió el piso? Más importante aun: ¿se dan cuenta de la sensación de seguridad que tendrá el Pueblo Bueno luego de que el Presidente Eterno se alza con esa fuerza faraónica, esa majestad, en el púlpito, para defender a sus hijxs?

Cuestiónense, criminales; hagan examen de conciencia. Porque esto no termina aquí. Claro que no: nuestro Padre de Pueblos es tenaz y esta estrategia infalible, pero sobre todo elegante, seguirá trabajando para todos. Lo estoy viendo. Vuelve a aparecer un cuerpo colgado de un puente y nuestro Líder, envestido de gallardía, dice: “¡Pa’ su mecha! ¡Están hechos unos diablillos!” O tal vez, más escuetamente: “Colgados, popó”. ¿Que crece todavía más el número de homicidios en Tamaulipas? “¡Ay, yastense!” ¿Otro bar quemado porque el dueño no pagó derecho de piso o porque venden drogas ahí los de la banda rival? “Feo, feo, feo”. ¿Que la violencia se dispara en Monterrey y es momento de subir el tono, de poner un hasta aquí? Sacas el arsenal nuclear retórico: “Oigan, no sean gachos nachos”. No quiero plantearme escenarios extremos, pero no podemos descartar que, en la línea de “piensen en la tristeza que le provocan a sus mamacitas santas cuando decapitan a sus enemigos”, un tema que abordé en la entrega anterior, el Primer Guardián de la Moral les recuerde a los malos que su angelito de la guarda los está viendo cuando se portan mal. Cuando hacen travesuras.

Para no hablar de una amplia gama de expresiones vintage a sumar a “gachos nachos”, como “Cáspita”, “Recórcholis” o “Repámpanos”. Bueno, o del poderío discursivo de “Chispas”. “¡Chispas! Hay que bajarle a lo de cortarle el pene a los enemigos y grabar la mutilación en un video. ¡Ya estamos dando ayudas de dos mil pesos! ¡No es necesario!” Perdón, no se dice pene: el pipí. Aunque tal vez podríamos usar también “el pilín”.

▶ Y es que nuestro Gran Benefactor viene a ser, antes que cualquier otra cosa, un gran comunicador. Qué lejos están los tiempos en que nos avergonzábamos del nivel discursivo de los presidentes, ¿no? Cuando te hablaban y sentías que o eran redomadamente tontos, o estaban convencidos de que eras redomadamente tonto. Por fin un líder nos trata de forma considerada, como adultos responsables. ¿Saben qué? El neoliberalismo, pedo, caca, moco.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-11 - 23:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-11 - 23:18
Tiraditos Columnas
2019-11-11 - 23:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-11 - 22:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-11 - 22:24
Evo Morales y su cosecha de tempestades Columnas
2019-11-11 - 22:20
+ -