facebook comscore
GCDMX: Familia disfuncional

GCDMX: Familia disfuncional

Columnas viernes 04 de octubre de 2019 - 01:45

Los hechos vandálicos suscitados durante la conmemoración del 2 de octubre por la matanza de estudiantes en 1968 me llevan a pensar que la inacción por parte de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, es como la de una familia disfuncional, donde los padres no solo permiten la violencia, sino la alientan mientras observan cómo se dañan física y emocionalmente los hermanos.

Podría ser mucho más dura respecto a lo que todos los mexicanos anticipamos y vimos el miércoles en la marcha para conmemorar la caída mortal de miles de estudiantes universitarios que se manifestaban en 1968 en Tlatelolco, cuando gobernaba este país el priista Gustavo Díaz Ordaz.

Sin embargo, pensé una y otra vez en que nada ganaría con decir que fue indignante e irresponsable que las autoridades emanadas de Morena expusieran como lo hicieron, a trabajadores del gobierno de Sheinbaum cuando ésta tiene un cuerpo policiaco de más de 40 mil elementos, granaderos que fueron capacitados para contener marchas y bloqueos y no burócratas que ante el temor de perder su empleo aceptaron ser blancos de tiro para los anarquistas.

Nada ganaría con expresar a la gobernante de esta urbe que con su tibieza ante el temor de ser acusados de represores puso en riesgo de la vida de 12 mil trabajadores que manifestaron temor incontrolable a ser lastimados e incluso hasta haber perdido la vida por hacer el trabajo que le corresponde a la autoridad que peleó con uñas y dientes por gobernar a esta ciudad convertida en un hogar literalmente disfuncional porque los tutores tienen pánico a ejercer su autoridad.

Tampoco ganaría nada diciéndole a la científica que la política no se hizo para ella, que gobernar una ciudad como la de México requiere carácter, valentía, pagar costos políticos para defender y preservar la integridad de los ciudadanos, de los negocios y monumentos que nuevamente fueron lastimados.

Qué ganaría con decirle al presidente Andrés Manuel López Obrador que el repetir una y otra vez que en su gobierno no se reprimirá a nadie es darles permiso y libertad absoluta a los violentos, a los delincuentes a que actúen con total impunidad porque no habrá quien los detenga.

Ojalá que ambos, tanto el primer mandatario como Sheinbaum entren en razón y comprendan que gobernar implica pagar costos políticos, o se está bien con los millones de mexicanos que dependemos de la protección del gobierno como es su obligación o prefieren quedar bien con los hombres y mujeres que el miércoles se infiltraron en la marcha y rompieron el cinturón por la paz de burócratas que no fueron contratados como policías.

Se vienen más marchas conmemorativas, ¿seguiremos a merced de los vándalos y de las mamás que, como vimos ayer, traían a sus pequeñas hijas con el rostro cubierto mientras lanzaba consignas en contra del Estado?

•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y
fundadora de "Ángeles Abandonados".

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -