laopcionnota
General encarcelado sin pruebas ahora es obrero
General encarcelado sin pruebas ahora es obrero

Nación lunes 15 de abril de 2019 - 02:20


POR LUCIANO FRANCO

El general brigadier Ricardo Martínez Perea, quien hoy trabaja como obrero en una planta automotriz de San Luis Potosí y gana 102 pesos diarios, presentará mañana un amparo directo ante un juzgado civil para que la Secretaría de la Defensa Nacional le otorgue el reconocimiento de inocencia,ya que, tras 15 años tras las rejas, nunca se le pudo comprobar sus supuestos vínculos con el narcotráfico.

El alto mando busca, además, que se le restituyan sus haberes militares, el rango y su salario de abril de 2001 a la fecha —que en promedio a la fecha oscilaría en alrededor de 13 millones y medio de pesos—, ya que le fueron retirados en su totalidad, violando con ello sus derechos humanos.

En entrevista para ContraRéplica, el general brigadier señala que la ley militar establece que, aun enfrentando un juicio, el acusado debe recibir la cuarta parte de su salario, que se paga directamente a la familia del elemento castrense, pero en su caso, explica, le dejaron de pagar por completo desde 2001.

▶ En ese año, cuando fue acusado, ganaba alrededor de 46 mil pesos mensuales, unos mil 500 pesos diarios, contra los 102.68 pesos al día que percibe hoy.

Detalló que sus abogados interpusieron una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en 2018, la cual fue aceptada, pero las resoluciones de este organismo multinacional dilatan al menos dos años en dictaminarse.

Este diario publicó el pasado 7 de abril, que el Supremo Tribunal de Justicia Militar negó el reconocimiento de inocencia al general Martínez Perea, al desestimar un amparo por medio del cual se le restituyeron sus haberes y se reincorporó al Ejército Mexicano al capitán Pedro Maya, uno de los coacusados del general brigadier.

Lo anterior, luego de que no se le pudo comprobar ningún vínculo con la organización criminal del Cártel del Golfo, argumento por medio del cual Martínez Perea solicitó un trato igualitario.

Martínez Perea dejó de recibir su sueldo a partir del 15 de abril de 2001, cuando fue llevado a declarar, no obstante que fue juzgado hasta el 16 de agosto de 2003, es decir, dos años y cuatro meses después, durante los cuales debió percibir su salario íntegro.

Explica que las leyes militares establecen que, de cualquier forma, al ser juzgado, sus familiares debieron recibir una cuarta parte de aquel salario, equivalente a poco más de 11 mil 250 pesos mensuales, que jamás le fueron depositados.

Con el paso de los años y las adecuaciones salariales a los mandos castrenses, las percepciones de un general brigadier ascendieron a poco más de 70 mil pesos mensuales, más de 2 mil 333 pesos diarios.

Aquel 2001 el general brigadier fue involucrado con el narcotráfico en Tamaulipas, a raíz de un anónimo en el que ni siquiera se menciona su nombre o cargo, sino que se le procesó a partir de que en ese escrito se mencionaban a dos de sus principales subordinados, quienes también fueron sentenciados.

Martínez Perea cumplió en diferentes cárceles los 15 años de condena. Salió en libertad el 5 de abril de 2016, sin que se le comprobara el delito por el que se le procesó, y a partir de ahí ha dedicado el tiempo que le queda en sus labores como obrero, a buscar el reconocimiento de su inocencia, lo que aún no sucede.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


AMLO parafrasea pasaje bíblicoNación
2019-04-19 - 11:59

+-