laopcionnota
Gordillo y la CNTE desde hace 30 años
Gordillo y la CNTE desde hace 30 años

Columnas martes 09 de abril de 2019 - 03:57


Las vueltas de la vida. En 1989, el 17 de abril, Carlos Jonguitud Barrios renunció a la dirigencia del SNTE. Días antes había tenido una agria discusión con el presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari.

Ese año, que también era el inicio del sexenio, arrancó con protestas magisteriales por todo el país. Emergía un movimiento poderoso que exigía libertades sindicales y elección democrática de representantes.

Algunas de las movilizaciones llegaron a congregar a 150 mil personas en la Ciudad de México y a ello se sumaron dos plantones y seis paros laborales.

Se tenía que operar y pronto para evitar que la situación se desbordara. El secretario de Educación era Manuel Bartlett y el de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios.

Terminaba el reinado de Vanguardia Revolucionaria (VR), la corriente que mantuvo el control del sindicato más grande y poderoso del continente desde 1972.

Se tenía que operar fino y la sustitución recayó en la profesora Elba Esther Gordillo. Una de las primeras acciones, de la nueva líder, fue reconocer a la planilla triunfadora en la Sección 22 en Oaxaca. Se abría espacio a la pluralidad y a la disidencia, la de la CNTE.

Esto significó un cambio profundo, ya que VR y los sectores más tradicionalistas del profesorado se opusieron, con la consistencia de una década de pleitos, a que los disidentes avanzaran en posiciones sindicales y que tuvieran acceso a negociaciones, plazas y diversos beneficios.

Desde el gobierno se impulsó la descentralización educativa, trasladando las nóminas del profesorado a los estados del país, con la excepción, que se mantiene hasta la actualidad, del entonces Distrito Federal.

Treinta años después, la CNTE y la propia Gordillo vuelven a estar en el centro de la agenda y del pulso que definirá el futuro de la educación pública en el país.

Ahora también cuentan con puntos en común, y consideran que la propuesta de Reforma Educativa que se encuentra en San Lázaro, “no es buena”.

Como suele ocurrir, la relación de Gordillo con la disidencia, ha sido pragmática y sujeta a coyunturas específicas. Le sirvió para apuntalar el control una vez relevado Jonguitud y le puede ayudar en su aspiración de volver a manejar el SNTE.

Es también el reflejo de una apuesta electoral compartida y que empujó el triunfo de Morena en las elecciones federales y le permitió a la Coordinadora alcanzar 40 diputados federales con los que están en posibilidad de impedir cualquier cambio a la Constitución.

Están a un paso de hacerlo, porque es probable que la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador sea retirada para “cumplir la palabra” con un gremio que está dispuesto a escalar cualquier conflicto y de sobrevivir en el intento.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Cinturón MayaColumnas
2019-04-25 - 02:47
Final Regia que cumpleColumnas
2019-04-25 - 02:44
Popurrí del adiósColumnas
2019-04-25 - 02:41
¿Y si Maduro no se va?Columnas
2019-04-25 - 02:35
Sudáfrica, electricidad y ChinaColumnas
2019-04-25 - 02:25
IngresosColumnas
2019-04-25 - 02:22

+-