facebook comscore
Gracias

Gracias

Columnas lunes 30 de septiembre de 2019 - 00:39

Hay quienes tienen claro su misión, sus gustos y sus pasiones en la vida. Algunos desde que son chiquitos y otros conforme se van acercando a la decisión de elegir su carrera profesional.

Justo el domingo conocí a mujeres así, decididas y apasionadas por lo que hoy en su adultez, hacen. Algunas abogadas, doctoras, futbolistas, ingenieras, diseñadoras, regidoras, que desde pequeñas soñaron con ser alguien y hacer por alguien, ayudando.

Dedicarme a la comunicación, sobre todo a la fotografía, ha sido una de las mejores decisiones en mi vida. Capturar instantes propios y ajenos, para mi es felicidad, y creo que lo decidí desde la primera cámara que me regaló mi papá.

La vida ha sido bondadosa conmigo y me ha abierto tantas puertas, que la mayoría de ellas las tengo fotografiadas, algunas guardadas en los álbumes impresos, otras enmarcadas en alguna pared de casa y las más recientes, en las carpetas digitales y en esta columna.

El semiótico francés, Roland Barthes planteaba que en la fotografía hay una doble posición conjunta: de realidad y de pasado, caracterizándose por un “esto ha sido”.

Razón por la que he elegido esta fotografía, donde aparece mi hija de dos años saliendo por una puerta, en la que ella decidió entrar o salir, según se quiera interpretar, de una sala donde estábamos en plena oscuridad, y que sin saber qué se encontraría del otro lado, tomó una decisión firme y fue tras ella.

Así la vida de este espacio nombrado Enfoque Manual, el cual hoy cerrará una puerta, su ciclo de vida llega a su fin en este lindo proyecto ContraRéplica.

Y así es la vida, una puerta se cierra para que se abra otra, porque así es. Pasamos de un cuarto a otro, de una aventura a una nueva, de lo conocido a lo desconocido y así es como vamos haciendo camino y fotografiando nuevos paisajes.

Bien dejó en su legado Cartier Bresson que fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo eje, y esta fotografía cumple con todo. (Frase, que curiosamente descubro que también mencioné en mi primer columna).

Cierro con la imagen de mi hoy nueva maestra de vida, que camina sin ningún apego y cada paso le significa una nueva lección que memoriza para repetirla o no, en su siguiente paso.

Allí está mi corazón.

Llegamos a 257 columnas publicadas y un poquito más que se quedaron en los números cero, previo al lanzamiento el pasado 1 de octubre.

Al igual que en el inicio, agradezco al amigo y director de este diario, Rubén Cortés por su invitación en aquella tarde de verano, donde me platicaba de un nuevo proyecto que ya se cocinaba, que aún no tenía nombre, pero que desde su trinchera personal, ya venía bosquejando.

Un apasionado del periodismo y de contar la verdad, un periodista que le gusta hacer diarios bonitos a la vista y hacer equipo.

Fuimos el único diario en hablar de foto diariamente. Le dimos luz al trabajo de profesionales de la lente mexicanos y del mundo entero para hablar de ello, valorarlo y aplaudirlo.

Gracias infinitas a mi editor Gabriel Romero y diseñadora Judith Trejo y también a Jesús Chávez, quien fue el primero en darle cuerpo a Enfoque Manual. Fue un gusto hacer equipo con Eunice, Fernando, Lucero, Laura, Yes, María, y todos y cada uno.

Gracias a ti por leerme y disfrutar las imágenes.

¡Hasta pronto!

Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Entre dimes y diretes Guns N’ Roses al Vive Columnas
2019-11-21 - 23:33
Sin moche Columnas
2019-11-21 - 23:13
Desfile para unos cuantos Columnas
2019-11-21 - 22:55
Tiraditos Columnas
2019-11-21 - 22:47
Información y etiquetado de productos Columnas
2019-11-21 - 22:46
Transparencia como rendición de cuentas Columnas
2019-11-21 - 22:43
+ -