laopcionnota
Hace 120 años que nació Al Capone, el primer gángster de la historia

Hace 120 años que nació Al Capone, el primer gángster de la historia

Entornos jueves 17 de enero de 2019 - 20:13



Rosa María Cáñez


Un día como hoy, 17 de enero, pero de 1899, hace 120 años, nació en Brooklyn, Nueva York, un tierno bebé al que sus padres nombraron, Alphonse Gabriel Capone, más tarde conocido como el más famoso y el primer gran gánster de la historia.

Su familia emigró desde Nápoles, Italia, en el año de 1893, y se asentarían en una casa en la calle Navy Street, en el número 95. La calle estaba situada en Navy Yard, una sección del sur de Brooklyn, donde su padre trabajaba en una barbería.

Alphonse, fue expulsado, a los 16 años de la escuela por pelearse con un maestro a puños. Su familia decidió mudarse a Garfield Place, en el mismo Brooklyn, donde se metió a trabajar de dependiente en una tienda de dulces e inició su peculiar formación, para salir de la pobreza.

Ahí en la miseria de los suburbios de esa enorme ciudad tan escasa en oportunidades, crece el pequeño Alphonse, donde se formó y aprendió, pero en la escuela del hampa, donde se aprende a delinquir, extorsionar y someter mediante la violencia, para obtener beneficios materiales y respeto.

Fue donde conoció al gánster Johnny Torrio, el que llegó a ser su mentor y lo introdujo en diversas bandas de ladrones como “The Jounior Forty Thieves”, “Five Points Jounior” o los famosos “Five Points Gang”, la banda juvenil más peligrosa de aquella época.

Más tarde se convirtió en el guardaespaldas del mafioso Frankie Yale y Antonio “Tony el Malo” Torelli, quienes encomendaban a Capone extorsionar a propietarios de negocios para que les cedieran una parte de sus beneficios.

Al mismo tiempo de prestar sus servicios como recaudador, trabajaba como camarero en un club nocturno, propiedad de su jefe, llamado “Yales”. Fue ahí donde una noche en la que Capone, se pasó de copas e insulto a una chica, que trabajaba ahí, lo que provocó una pelea con el hermano de la muchacha, Frank Gallucio, el que sacó una navaja y dejó a Alphonse una herida que le marco el rostro para siempre, la que le dió el mote de “Scarface” o “Cara Cortada”.

Así, Al Capone, inició su carrera profesional, en su natal Brooklyn, antes de trasladarse a Chicago en 1919, junto con su maestro Jonny Torrio, enviados por Yale, donde comenzaron a trabajar bajo las órdenes de James “Big Jim” Colosimo, el rey del vicio en esos momentos. Chicago, en esos tiempos, era asolada por una serie de mafias que se disputaban el poder del territorio y los negocios ilegales.

Big Jim, muere en condiciones sospechosas y ventajosas para Yale, quien toma el mando y empieza a dirigir la organización, que años más tarde, en 1925, sede a Capone, convirtiéndose así en el jefe de la banda que se dedicaba a la explotación de la prostitución, el juego ilegal y el tráfico de alcohol.

Al Capone, se propuso ser el mejor y más grande mafioso de la época y lo logró al eliminar a todos sus rivales en una serie de guerras, en el transcurso de un año.

En 1926, “Cara Cortada”, tenía el control del crimen de la ciudad, bueno casi todo, excepto el de dos bandas, la de Aielo y la de “Bugs Moran”. Pero no duraron mucho tiempo, en tres meses terminó con la de Aielo y en un acribillamiento con la banda de “Bugs Moran”, el que pudo escapar malherido, este atentado fue conocido como La matanza De San Valentín, por haber ocurrido un 14 de febrero de 1929, nadie nunca fue procesado por el crimen.

Capone, creó el “Sindicato del Crimen”, convirtiéndose el el “Rey del Hampa”, generando ganancias enormes con el tráfico de alcohol, gracias a la Ley Seca, y a través de su vasta red clandestina de salas de juego. Se calcula para ese entonces que su fortuna alcanzó los cien millones de dólares, al ritmo despreocupado del jazz, género que le gustaba y que de hecho patrocinaba junto con otros gánsters.

La prohibición del alcohol supuso también la proliferación de tabernas, clubes y prostíbulos donde se podía consumir alcohol y estos tenían que ser animados con música, así que se recurrió a los jazzmen, que los músicos blancos consideraban vulgares, pero gozaron de la simpatía de Al Capone y su hermano Ralph. Capone no tenía prejuicios raciales: se casó con una irlandesa, admiraba a los judíos y daba empleo a los de piel color caoba.

Ya a sus treinta años, Capone era un hombre desalmado, gordo, bromista y diradachero que tenía todo cuanto podía desear en sus sueños de miseria: mujeres, joyas y mucho dinero.

Fue nombrado, a finales de 1929, el hombre más importante del año, junto a personalidades de la talla de Albert Einstein y Mahatma Gandhi. El siguiente año se la pasó en prisión, los 12 meses, lo encerraron por posesión de armas. Dicen que se dejó arrestar por miedo a la venganza de “Bugs Moran”.

Pero su final ya estaba marcado con la llegada del agente de la “Agencia de Prohibición”, Eliot Ness y sus agentes incorruptibles, conocidos como “Los Intocables”, y por el agente de IRS Frank J. Wilson, los que fueron capaces de recolectar recibos que relacionaban a Capone con ingresos de juego ilegal, testaferrato y evación de impuestos. Un investigador se infiltró entre sus hombres como espía e hizo un eficiente trabajo al reunir las pruebas de ingresos ilegales y defraudación fiscal.

Capone fracasó en sus intentos de asesinar al jefe del fisco y sobornar a los jurados. Sin salida se declaró culpable, el17 de octubre de 1931, y no tuvo más remedio que confesar el delito de fraude al fisco por más de 300 millones de dólares y fue sentenciado a 11 años en una prisión de Atlanta, lo que no fue impedimento para que desde adentro siguiera controlando sus negocios. Así que fue trasladado a la isla de Alcatraz, en agosto de 1939.

Era uno de los reclusos más famosos de la cárcel, pero Capone al poco tiempo empezó a mostrar signos de demencia, consecuencia de la sífilis.

Pasó gran parte de sus últimos años de reclusión, en el hospital de la prisión y finalmente fue liberado el 16 de noviembre de 1939. Estaba arruinado, fiscalmente débil y con la mente deteriorada, así que se retiró a su casa de Palm Island, en Miami Beach, Florida, donde recluido del mundo exterior un día, el 21 de enero de 1947, sufrió un derrame cerebral y murió cuatro días después de neumonía. Lo encontraron muerto en su bañera.

Sus restos descansan junto a los de su padre y hermano en el cementerio de Mount Carmel al oeste de Chicago.



Con información e imagen especial


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

RC/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Fragmento La Estación De Las MujeresEntornos
2019-08-16 - 04:56

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-