laopcionnota
“Hágase mi voluntad”

“Hágase mi voluntad”

Columnas jueves 25 de abril de 2019 - 02:07


Un poquito de simulación por aquí, agrégale una pizca de legalidad por allá, algunas disposiciones a modo y listo: “Hágase mi voluntad”, la frase favorita de los gobernantes de México.

Nuestra historia tiene muchos ejemplos de cómo se puede violar la ley, pero con unas maromas por aquí y otras por allá, al final triunfa la legalidad al más puro estilo mexicano. Uno de los mejores ejemplos es la forma como Victoriano Huerta ocupó la presidencia en febrero de 1913, cuidó todas las formas legales aunque todo el proceso haya sido inmoral e ilegítimo, pero esa historia es para otra ocasión, pues ahora que celebramos los 500 años de la fundación de Veracruz les traigo este singular episodio.

El 22 de abril de 1519 era viernes santo.

Desde la víspera Hernán Cortés había echado anclas en San Juan de Ulúa y esa mañana, él y sus hombres subieron a los botes y remaron menos de media milla para desembarcar en tierra firme. Dada la importancia de la fecha, Bartolomé de Olmedo —fraile mercedario
que iba en la expedición— convocó a oración.

Hasta ahí llegaron varios indígenas totonacas que recibieron a los españoles y contaron a Cortés acerca de México-Tenochtitlan. Los naturales ayudaron a levantar algunas chozas y fueron testigos de la que se dice, fue la primera misa solemne oficiada en territorio continental el domingo de resurrección.

Posteriormente, Cortés recibió a los representantes de Moctezuma quienes le hicieron entrega de ricos presentes esperando que con ello regresara por donde había venido, pero no, al contrario, le brillaron los ojitos.

Había llegado el momento de desafiar abiertamente la autoridad de Diego Velázquez, gobernador de Cuba, pero Cortés sabía que necesitaba un fundamento legal para no terminar en una mazmorra o colgado si la suerte no le sonreía. Además, con un toque de legalidad garantizaría que cualquier descubrimiento o fundación fuera sancionado por la corona.

De ese modo, Hernán Cortés fundó la Villa Rica de la Vera Cruz, nombró al cabildo del ayuntamiento a su entero gusto y para revestir de legalidad todo el proceso, dejó que las nuevas autoridades eligieran libremente —se vale reír— quién debía estar al mando de la expedición en tierras continentales. ¿Y quién fue el elegido?:

“Hechas estas diligencias —escribió Antonio de Solís en Historia de la conquista de México— partieron los alcaldes y regidores llevando tras sí la mayor parte de aquellos soldados que ya representaban el pueblo, a la barraca de Hernán Cortés y le notificaron que la Villa Rica de la Veracruz, en el nombre del rey don Carlos, con sabiduría y aprobación de sus vecinos en consejo abierto, le había elegido y nombrado por gobernador del ejército de la Nueva España y en caso necesario le requería y ordenaba que se encargase de esta ocupación, por ser así conveniente al bien público de la villa y al mayor servicio de su majestad”.

Para cuidar todas las formas, en esa primera reunión del cabildo Cortés presentó su renuncia como capitán general de la expedición que Diego Velázquez había puesto en sus manos y fue nombrado justicia mayor de Veracruz y nuevo capitán general de la expedición, o sea, carro completo —siglos después el PRI, PAN, PRD y Morena copiarían la fórmula para salirse con la suya.

Cortés le escribió al Rey de España pidiendo que aprobara lo hecho para dar legalidad a sus deseos de conquista y formó una comisión para que llevaran a la corte española parte del tesoro obtenido hasta ese momento. Cubierto de legalidad, Cortés comenzó la conquista de México.

“El espíritu legalista español puede celebrar uno de sus mejores triunfos —escribió Fernando Benítez—. Ha nacido la primera ciudad y el primer ayuntamiento de México.

No son otra cosa que una pura entelequia municipal, pero sobre esta entelequia descansará la estructura legal de la Conquista. Cortés ha dejado de ser el lugarteniente de Velázquez para constituirse, por derecho propio, en la autoridad máxima de la expedición española.”

Y así fue que Cortés dijo: “Hágase mi voluntad”, frase que alcanzó a todos los futuros gobernantes de México.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Nueva hermandadColumnas
2019-07-17 - 01:29
Para DanielaColumnas
2019-07-17 - 01:27
Vuelve la acciónColumnas
2019-07-17 - 01:23
Dictadores y moralinaColumnas
2019-07-17 - 01:18
Gente, poder y beneficiosColumnas
2019-07-17 - 01:15
IngresosColumnas
2019-07-17 - 01:12

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-