facebook comscore
Halloween diabólico

Halloween diabólico

Columnas lunes 28 de octubre de 2019 - 03:15

Los próximos días 1 y 2 de noviembre, los católicos estaremos celebrando dos grandes acontecimientos, el día primero, la solemnidad de todos los santos, es decir, hacemos memoria de todos aquellos cristianos que han vivido en amistad con Dios, son merecedores de la vida eterna, y forman parte de la Iglesia que llamamos triunfante, desde el cielo interceden por nosotros y con ellos formamos la comunión de los santos, esto significa, la común unión de quienes por el bautismo compartimos la santidad de la Iglesia que no es otra que la santidad de Dios.

Por otra parte, el día 2 de noviembre hacemos memoria de los fieles difuntos, de los bautizados que han muerto en la fe cristiana, de nuestros seres queridos que han dejado este mundo y que confiamos a la misericordia de Dios para que obtengan la salvación eterna. A esta fiesta católica, se han unido bellas tradiciones ancestrales como la ofrenda de muertos, que en su simbolismo, encierra la conciencia de la fe en la resurrección y en la vida eterna con Dios, aunque a veces, aún subyacen creencias supersticiosas que deben ser purificadas de toda huella de paganismo.

Muy distinto a todo esto es la nefasta y diabólica celebración del Halloween, que no tiene nada de inocente y atrás de la cual se oculta ni más ni menos que Satanás, pues es la gran fiesta del mundo de lo oculto, el año nuevo de los satanistas, es la fiesta del dios de las tinieblas, como bien lo ha denunciado el P. Aldo Buonaiuto, sacerdote exorcista y autor del libro Halloween: El truco del diablo, quien destacó que hoy en día muchas cosas se han relativizado, incluso lo macabro, la violencia, el horror, la sangre, llegando al punto de considerarlo a veces un juego.

Pero como aquí, ya lo hemos advertido, con el diablo no se juega, basta entrar en este tipo de celebración de lo macabro, de la muerte, de lo monstruoso que es propio del maligno para que se abran puertas a su actuación malvada que es muy difícil de erradicar después.

Poner ese tipo de horribles adornos fuera de la casa, hacer fiesta de disfraces macabros la noche del 31 de octubre, y peor todavía, iniciar a los niños en esas celebraciones aparentemente simpáticas e inofensivas, es tanto como decirle al demonio: esta es tu casa, se bienvenido, te ofrecemos a nuestros hijos vestidos de lo que es propio de tu reino de horror y muerte, y festejamos el inicio de tu año diabólico celebrándolo con disfraces macabros.

Los padres de familia después lamentarán las consecuencias: insomnio de los niños, pesadillas terroríficas, alteraciones sicológicas y hasta extraños e inexplicables daños físicos, todo por entrar en el juego del diablo. Si en otros años has hecho esta práctica debes acercarte al sacramento de la confesión, hacer profesión de tu fe y renunciar al demonio y sus seducciones, una de ellas es precisamente la celebración diabólica del Halloween.

•Sacerdote y exvocero de la Arquidiócesis de
México.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las Dos Lecciones del Domingo Columnas
2019-11-12 - 22:12
INGRESOS Columnas
2019-11-12 - 21:37
Fin a los moches, empiezan los fraudes Columnas
2019-11-12 - 01:34
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-12 - 01:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-12 - 01:18
+ -