laopcionnota
Hampa del periodismo

Hampa del periodismo

Columnas martes 28 de mayo de 2019 - 02:06


El Presidente de México es indiscutiblemente hábil para acuñar frases. Fuera de su desliz sobre los 10 mil millones de años de la fundación de la patria, consigue comunicar y persuadir a su auditorio no solamente de su versión de los hechos, sino de adoptar como propias sus afinidades ideológicas. Conceptos como “mafia del poder”, “PRIAN”, “los neoliberales” y otros semejantes, dan cuenta del éxito y la capacidad de popularizar su manera tan particular de entender el mundo. De ahí que preocupe su insistencia en calificar a los periodistas mediante distintos adjetivos.

La nueva expresión seleccionada para designar al trabajo periodístico incómodo (coincidentemente todos son críticos del Gobierno) es hampa del periodismo.

AMLO ya aclaró que la frase no es originalmente suya sino de Enrique Krauze, pero la usa el Presidente de México. Sabemos que el Gobierno nunca haría nada contra un periodista, pero vale recordar siempre su frase “si se pasan, ya saben lo que sucede; los ciudadanos nos ponen a cada quien en nuestro lugar”. Si algo le ocurre a un periodista como consecuencia de su talante crítico, será consecuencia de la revisión de su trabajo profesional por parte del pueblo bueno. Las palabras tienen implicaciones y a veces muy peligrosas. No se diga si esas palabras vienen del titular del poder ejecutivo.

El Gobierno de México tiene todo el derecho y hasta cierta responsabilidad de dialogar con sus críticos, intercambiar puntos de vista y defender sus posiciones por medio de la presentación de datos duros. En esos intercambios salen sobrando los apodos, definiciones, epítetos y adjetivos. No son necesarios de una parte ni de otra. En Inglaterra se dice que el debate público debe ceñirse al lenguaje parlamentario, y éste excluye (o debería excluir) las injurias.

En una democracia representativa y pluralista, todos los actores políticos deben estar en condiciones de manifestar su postura públicamente sin temor a represalias del poder, sea gubernamental o popular. De otra manera, estaríamos hablando de censura. En México existe el hampa y consiste en una serie de grupos de la delincuencia organizada que ocasionan matanzas como la de Minatitlán en Veracruz. No se pueden establecer equivalencias entre asesinar bebés, extorsionar, secuestrar y sostener una valoración política diferente de la oficial.

La República tiene muchísimos problemas, si se quiere, heredados de administraciones pasadas. No podrán resolverse sin el concurso de quienes contribuyen a la formación de la opinión pública desde los medios de comunicación. Esto no es demagogia, sino un hecho derivado de la necesidad de información, uno de cuyos productores principales es la prensa. En un país donde históricamente se ha perseguido y asesinado periodistas, nada pierde el poder si cambia sus expresiones por otras más respetuosas. Al revés, contribuiría a que se dignifique socialmente la profesión periodística y el gremio lo agradecería.


•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

La lupa de la anticorrupciónColumnas
2019-06-19 - 02:43
Las dos AméricasColumnas
2019-06-19 - 02:40
Inversión en ChinaColumnas
2019-06-19 - 02:34
IngresosColumnas
2019-06-19 - 02:32
Línea 13Columnas
2019-06-19 - 02:29

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-