laopcionnota
Homenaje a la prensa
Homenaje a la prensa

Columnas viernes 29 de marzo de 2019 - 04:01


He dicho antes que la 4T es una pedagogía. Que más allá de que solucione los problemas crecimiento mediocre (vamos a dispararnos del 2 al 4 por ciento, con una escalita mínima, tres o cuatro años, en digamos el 0.5 por ciento) e inseguridad (vamos rumbo a una paz tipo Woodstock, mariguana incluida porque es sagrada, con una escalita mínima en la que se disparan todos los índices delictivos); más allá de que todos vamos a vivir en familia, jugar beis mejor que japoneses o gringos y tener una conciencia mucho más arraigada de la importancia del clítoris, más allá de todo eso, estamos en un aprendizaje permanente, bajo el faro luminoso de nuestro Líder. Bien, esa pedagogía incluye a lxs camaradas de los medios. ¡Lo que han aprendido! ¡Ya se nota la independencia, la ausencia de chayote, la dignidad frente al poder!

Para empezar, tenemos al camarada Jenaro Villamil. Después de todos los años que dedicó a fustigar a las televisoras y periodistas por sus componendas con el poder, luego de jurar que haría de los medios del gobierno medios públicos, poneel acto después de la palabra y dedica dos horas diarias de la programación del Canal 11 a la mañanera, en vivo, mientras elogia al —nunca mejor puesto el título— Gran Tlatoani.

Desde luego, tenemos a Nino Canún, todo dignidad mediática y sobre todo capacidad escénica: no cualquiera logra aparentar tan bien que está de pie cuando está realmente de rodillas.

También al compañero que le dijo al Presidente Eterno que es como un corredor keniano; un atleta de alto rendimiento.

Para no hablar del que le preguntó quién habría pagado la rechifla del día del beis, porque —añadió— claramente había sido un montaje.

Aunque si alguien merece un aplauso es Omar Caballero, que le preguntó al Gran Líder qué pensaba hacer su administración para evitar que los defensores de los derechos humanos “perdieran la vida a causa de querer dañar la imagen del Presidente de la República”. Y dio un ejemplazo, pleno de humanismo, de empatía: Samir Flores, el activista asesinado, que “tenía la intención precisamente de dañar al Presidente por la situación de la termoeléctrica”. También dijo que la pregunta era “simple”.

Así que todo apuntaba a que la Orden de Macuspana quedaría en manos de Jenaro Villamil, por sus méritos a cargo del Sistema Público de Radiodifusión, sin duda, pero también, digamos, como un símbolo de la dignidad de la prensa 4T. Pero la Orden exige terriblemente a los hijos de la patria; por ella se pelea a matar o morir. Y esta pelea no pudo ganarla Jenaro porque se le atravesó Beatriz Gutiérrez Müller, Primera Poeta e Historiadora de la Nación. Me referí en la entrega anterior a nuestro Tlatoani como a un nuevo Herodoto. Pero lo de doña Beatriz es asimismo notable: jamás habíamos visto semejante uno-dos del análisis histórico en una pareja presidencial. Así que la Orden de Macuspana va para la nueva Josefa Ortiz de Domínguez, por la bravura de su lucha contra la dominación española.

Termino con una aclaración sobre la Orden: no puede competir por ella el Supremo Líder: la ganaría todas las semanas. No: la Orden no está destinada al ser que ya trascendió este plano espiritual, sino a sus apóstoles. De todas formas, desde el fondo de mi corazón, gracias: gracias a los lectores por su entusiasmo a la hora de promover a nuestro Líder. Y hago una propuesta complementaria: rebauticemos la Belisario Domínguez como Medalla del Ganso Azteca.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Violencia en el país: llamado urgenteColumnas
2019-04-22 - 02:48
La Máquina y Pumas causan nostalgiaColumnas
2019-04-22 - 02:45
Al-NahdaColumnas
2019-04-22 - 02:42
IngresosColumnas
2019-04-22 - 02:36

+-