laopcionnota
Hong Kong

Hong Kong

Columnas lunes 08 de julio de 2019 - 02:44


En las últimas semanas miles de personas salieron a las calles de Hong Kong para manifestarse. Se reunieron para protestar contra el proyecto de ley de extradición, que hubiera permitido por primera vez la entrega de sospechosos a cualquier país, incluido China. Quienes se oponen a la reforma temen que pueda socavar las libertades que disfrutan. En el transcurso de los días las demandas se han ampliado y ahora reclaman sufragio universal y una reforma del sistema de democracia indirecta. Es la crisis política más grave que ha vivido ese país en décadas.

En 1997, Hong Kong pasó del control británico al chino. En la década de los años 50s, 60s y 70s del siglo pasado, Hong Kong era la ventana de China al mundo, y se hizo próspera como un enclave capitalista a las puertas del gigante comunista. Cuando China comenzó a liberalizar su economía y abrir sus puertas al influjo extranjer a finales de los años 70 y principios de los 80, Gran Bretaña resuelve cumplir con las disposiciones de su tratado de cesión y devolver Hong Kong. A su vez, Pekín, prometió que Hong Kong mantendría su autonomía con un sistema económico totalmente capitalista y su sistema político parcialmente democrático durante al menos 50 años. En lugar de convertirse en una provincia más de China, Hong Kong recibió estatus único como región administrativa especial. Hong Kong se ha caracterizado por tener un sistema económico abierto, con una gran libertad de mercado y una reducida interferencia del gobierno. Las libertades civiles que no se disfrutan en la propia China permanecerían protegidas en Hong Kong.

Sin embargo, la autonomía de Hong Kong sigue siendo vacilante. En los últimos años, China ha frustrado los esfuerzos de la gente para instalar un gobierno más democrático y representativo. Pekín sabe que la mayoría de los habitantes de Hong Kong no quieren ser gobernados por el Partido Comunista de China y que una incorporación forzosa y completa le acarrearía más problemas que beneficios. No obstante, la injerencia en las decisiones del gobierno autónomo por parte del Partido Comunista son cada vez más recurrentes. Como resultado, a lo largo de este siglo se han elevado las protestas sociales y cientos de miles de personas han tomado las calles de Hong Kong.

Esta semana, un extenso sector de la población se ha vuelto a manifestar, deseosos de conservar el sistema de libertades con el que se identifican, están convencidos de que la reforma planteada pondría en peligro su libertad de expresión, de prensa o asociación, ven la propuesta de ley como el primer paso para disolver su autonomía. Esto no le importa a una China en plena guerra comercial con Estados Unidos, ávida de imponer su orden en un territorio amigable para el comercio estadounidense.

• Es internacionalista, politólogo, abogado y
profesor de derecho en la UNAM. @heladioramirez

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Lotes del delitoColumnas
2019-08-16 - 03:48
Sueños y recuerdos de Lezama LimaColumnas
2019-08-16 - 03:44
Cuando el interés ya no es suficienteColumnas
2019-08-16 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-16 - 03:35
Línea 13Columnas
2019-08-16 - 03:32

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-