facebook comscore
Independencia y órganos constitucionales autónomos

Independencia y órganos constitucionales autónomos

Columnas miércoles 18 de septiembre de 2019 - 02:00

La historia de nuestro país guarda un carácter colectivo del que surge la importancia permanente de procurar nuestra identidad. En estos días se cumplirán 209 años de haber iniciado el proceso de independencia, sin embargo, de este suceso surgen una serie de cuestiones fundamentales que debemos recordar, como lo es la necesidad de destacar la trascendencia de la libertad, encaminada a una mayor independencia y autonomía plena.
Nuestra patria ha transitado desde entonces por una venturosa evolución en su realidad jurídica, política, económica, social y cultural, siendo que las instituciones con el paso del tiempo se han abierto paso hacia un constante perfeccionamiento, que, desde la adopción de la figura de Estado Moderno por parte de nuestra Federación en 1824, sigue transformándose.
La división de poderes ha sido una de las piedras angulares para lograr una concepción política de respeto a las personas, sin embargo, con el inicio de la transición democrática se observó la necesidad de construir instituciones independientes, imparciales y objetivas que fueran capaces de garantizar derechos y regular funciones concretas del Estado. La lógica detrás de esta necesidad era la aceptación de que los poderes tradicionales se encontraban insertos en una lógica partidista, en donde era más importante mantenerse en el poder que cumplir la ley.
En este contexto los organismos constitucionalmente autónomos se visualizaron como entes que no estuvieran sujetos a la jerarquía vigente en los poderes tradicionales, sino que fueran instituciones independientes e imparciales, que atendieran necesidades específicas, sin ser una oposición, por el contrario, su existencia formará parte de garantizar los pesos y contrapesos de la división de poderes del Estado.
Un ejemplo de estos organismos es la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, institución que trabaja en garantizar la dignidad de las personas ante los abusos de poder por parte de algunas autoridades. La controversia constitucional sobre la ley de seguridad interior, la cual era uno de los objetivos del gobierno anterior, o la reciente recomendación de las estancias infantiles, dirigida a la administración actual, son claros ejemplos de que la actuación de este organismo no conoce de filiaciones políticas, ideológica o interés de ninguna índole, sus actuaciones son resultado de su autonomía, con el objeto de garantizar el Estado democrático de derecho. Mi reconocimiento siempre a su presidente Luis Raúl González Pérez, por su compromiso en la labor que realiza al frente de esta institución.
La celebración de nuestra independencia, que enarbola a nuestro país como un estado independiente nos lleva a la reflexión de considerarse un punto de partida hacia la conquista de los principios que persiguen los organismos autónomos, que, a través del desarrollo de sus funciones y su ejercicio progresivo, han demostrado que la independencia y la libertad pueden constituir factores que afiancen el valor de nuestra identidad como ciudadanos.
•Catedrático de la Facultad de Ciencias
Políticas y Sociales de la UNAM

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sueño consumado Columnas
2019-11-18 - 23:22
Sarcófagos y leyendas Columnas
2019-11-19 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-19 - 01:54
Derecho a debate Columnas
2019-11-19 - 01:53
La importancia de la autonomía universitaria Columnas
2019-11-19 - 01:40
+ -