laopcionnota
Inglaterra y Trump

Inglaterra y Trump

Columnas viernes 12 de julio de 2019 - 05:50


Hubo una época en que el lenguaje diplomático era un signo de distinción. Se procuraba un cuidado especial con las palabras porque la diplomacia es el mecanismo creado por la humanidad para evitar la guerra entre distintos pueblos. Ya no más. El domingo pasado, el New York Times dio a conocer la filtración de una serie de cables, documentos y cartas de Kim Darroch, el embajador británico en Washington.

En una carta dirigida a Mark Sedwill, consejero de seguridad nacional británico, el embajador describió la Casa Blanca como “un ambiente único en su disfuncionalidad” y dijo que el Reino Unido debe prepararse para más reacciones explosivas de Trump “no tiene filtros… podríamos estar en el principio de una espiral descendente y no de una montaña rusa: algo podría ocurrir que conduzca a la desgracia y el desplome”. En el mismo documento, el embajador escribió que las acusaciones de que Trump se coludió con Rusia para ganar la elección presidencial de 2016, “no pueden descartarse”.

En los cables filtrados, Darroch también afirma que no cree que la administración Trump “vaya a modificarse sustancialmente para ser más normal, menos disfuncional, menos impredecible, menos dividida en facciones, menos diplomáticamente torpe e inepta”. El embajador no cometió ningún desliz al escribir todo lo anterior. Esa franqueza para informar a su gobierno es parte de sus obligaciones. Se supone que eran documentos confidenciales.

Unos días más tarde, el mandatario estadounidense reventó en Twitter “el chiflado embajador que el Reino Unido ha endosado sobre Estados Unidos no es alguien con quien estemos encantados, un tipo muy estúpido. Debería hablar a su país, y a la primera ministra Theresa May sobre su fallida negociación del brexit, y no estar molesto por mis críticas por lo mal que se gestionó”. Trump todavía se dignó agregar “no conozco al embajador, pero me han contado que es un imbécil pomposo”. El embajador Darroch renunció a su cargo en Washington esta misma semana.

Trump ha manifestado que le gustaría tener como embajador británico en Washington a Nigel Farage, el delirante promotor del brexit. También ha expresado su deseo de que el próximo primer ministro del Reino Unido sea Boris Johnson. Respeto nulo a las formas y a la política interna del país con el que Estados Unidos supuestamente guarda “una relación especial”. En la carta filtrada, Darroch le daba una última recomendación a su gobierno. El embajador aconseja no tomar el camino conciliatorio adoptado por Angela Merkel y Emmanuel Macron hacia Trump “no creo que debamos seguirlos… obtienes más respeto de este presidente si te le plantas ocasionalmente (siempre y cuando las declaraciones públicas no sean sorpresivas y sí muy juiciosas, calmadas y eviten personalizar en su contra)”. Por algún motivo, pensé en México.

•Internacionalista y analista político: @avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-