facebook comscore
Integérrima fiscal

Integérrima fiscal

Columnas jueves 10 de octubre de 2019 - 02:42

La Fiscal Anticorrupción sirve al Derecho y a este país hace muchos años. Si no me equivoco, desde antes de su regreso de completar sus estudios de posgrado en Derecho en España ya era una mente jurídica privilegiada y, siempre, una mexicana impecable.

En la Auditoría Superior de la CDMX, de la que fue titular, sus excolaboradores cuentan que era implacable con la irregularidad y detestaba la simulación. Relatan historias sobre cómo combatió a los poderes fácticos de la política local, que exigían trato diferenciado o privilegios por encima de la ley. Se sabía que prefería padecer la injusticia de renunciar, que cometer el agravio de torcer la ley.

En el INE era experta como pocos y con frecuencia tirios y troyanos acudían a su experiencia, astucia y visión estratégica para sortear las más complejas misiones institucionales. Siempre generosa, siempre informada, siempre objetiva e imparcial, estaba cotidianamente al tanto del bosque, de los árboles y hasta de las hojas. Escuché decir que era todo un gusto saber que ella traía tal o cual asunto, pues se resolvería bien armado en lo político y bien argumentado en lo jurídico.

Quien hoy quiere lesionar su prestigio, su seriedad y su decencia, comete una infamia y se pinta la cara de cobardía con el color de la envidia, disfrazada de misoginia. Quizá sea porque está haciendo bien su trabajo, quizá porque es impermeable a las presiones, quizá está desentrañando intereses inconfesables que se sienten amenazados.

La fiscal es una de esas mujeres que han construido su camino a brazo partido discurriendo, en esa trayectoria autónoma, por los más altos estándares de integridad pública, apartidismo y lealtad a las instituciones. Es una fuerza de la naturaleza cuando se trata de cumplir y hacer cumplir el estado de derecho, que arrastra con su ejemplo al decir que la misión nunca está cumplida sino hasta que está cumplida.

Enfrenta hoy uno de los retos profesionales más delicados de su larga carrera en la función pública. Perseguir la corrupción con los instrumentos de la ley actual no es un encargo fácil y menos si hay quien la quiere distraer con calumnias infundadas que no hacen más que generar la convicción de que es la mejor calificada para el puesto y de que saldrá adelante, como siempre, sin despeinarse, sonriendo y con una constitución en la mano, pues es mujer de lucha pero en el marco de la normalidad democrática, a la que algunos grupos y personajes no quieren acostumbrarse.

Quien pretenda subestimar a la Dra. Mijangos se va a equivocar terriblemente, pues ella sigue ahí, luchando día a día contra la corrupción. No la pierda de vista; cuando vengan sus resultados, serán irreprochables, como lo es ella.

•gsergioj@gmail.com
@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -