laopcionnota
Irán
Irán

Columnas lunes 11 de febrero de 2019 - 01:10


El día de hoy se conmemora el 40º aniversario de la Revolución Islámica de Irán. El 22 bahman del calendario persa, rememora el golpe dirigido por el ayatolá Ruholá Jomeini que supuso el derrocamiento del régimen imperial del Sha de Irán, Mohammad Reza Pahleví, instaurándose la República Islámica, que cambió por completo las relaciones geoestratégicas de toda la región hasta la actualidad.

Con el regreso a Irán del ayatolá Jomeini, el 11 de febrero de 1979, se dio fin a la dinastía Pahleví, que gobernaba desde la década de 1950, y que había tratado de transformar al país con el apoyo de Estados Unidos. La llegada del nuevo líder y “guardián” político, fue el golpe final a un régimen que estaba a punto de colapsar a causa de la crisis económica y social y el aumento de la oposición al régimen debido a la brutal represión a cualquier disidencia. También representó una dura pérdida geopolítica para Occidente, un importante aliado en la región se erigía ahora como uno de sus principales enemigos, y se instauraba la primera y única potencia chií de la zona en disputa frontal con Arabia Saudí por la legitimidad y la influencia religiosa.

El dictador teocrático de Irán tendría como objetivo imponer y fortalecer la interpretación chiita de la religión islámica, frente a un mundo islámico mayoritariamente sunita. Tras su muerte, en 1989, sus ideas prevalecen. La llegada al poder de su sucesor vitalicio, el ayatolá Alí Jamenei, no ha supuesto cambios en las líneas básicas. Irán es la gran potencia económica, militar y diplomática del chiismo y el conductor de su expansión por todo el orbe.

Actualmente, el chiismo representa el 15% del total de musulmanes en todo el planeta, unos 200 millones de fieles, la mayoría localizados en torno al golfo Pérsico. Su influencia y expansión en la región va de Irán hasta Siria y desde Yemen hasta Baréin. Por su parte, los sunitas, la rama más tradicional y ortodoxa del Islam, tienen en Arabia Saudí a su conductor ideológico y económico. Su líder árabe, el príncipe Mohamed Bin Salmán, en busca de reafirmarse como la gran potencia regional, ha alentado el odio sectario hacia los chiíes. Arabia Saudí e Irán han iniciado una guerra fría entre el sunismo y el chiismo y se enfrenan a través de terceros actores, lo que en relaciones internacionales se conoce como: proxy wars.

En 40 años, Irán ha enfrentado muchos desafíos. La enemistad con Washington por el secuestro de la embajada estadounidense en Teherán, la letal guerra de ocho años con Irak, prolongadas tensiones con el sunismo extremista, y décadas de aislamiento económico y diplomático al impulsar un programa nuclear. Sin embargo, Irán todavía no ha encarado el más grande desafío: la paz por medio del diálogo.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Vivir en el horrorColumnas
2019-04-23 - 02:12
Pobre país ricoColumnas
2019-04-23 - 02:09
Trump en caballo de haciendaColumnas
2019-04-23 - 02:06
Uber sale al mercado públicoColumnas
2019-04-23 - 02:04

+-