Isla de bobos

Isla de bobos

Ana García Bergua es una de las novelistas mexicanas más reconocidas en estos días. Su novela La bomba de San José, donde retrata con ironía las costumbres de la Ciudad de México en la década de 1960, obtuvo el Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz en 2013. En mi opinión, su mejor libro es Isla de bobos, una novela histórica sobre el incidente de la isla de Clipperton.

La isla de Clipperton era una franja territorial perteneciente a México (actualmente territorio francés) en áreas próximas a Michoacán. La isla no tenía tierra fértil ni petróleo. Porfirio Díaz la vio como espacio de defensa militar estratégica para evitar una invasión extranjera y decidió enviar un grupo de soldados a colonizarla. La novela retrata la tentativa de un capitán del ejército mexicano (Raúl Soulier) por colonizar la isla mientras organiza un regimiento de defensa. Soulier pone todo su esfuerzo pensando que el gobierno de Porfirio Díaz habrá de recompensarlo con importantes posiciones políticas en años posteriores. Los soldados a las órdenes de Soulier empiezan a morir de disentería, la isla sigue siendo inhóspita a pesar de sus esfuerzos y la esposa del capitán comienza a enloquecer. Están incomunicados, pues solamente los visita un barco del ejército mexicano cada cuatro o meses. Con el tiempo, Díaz se olvida de la isla y el resto de México nunca sabe de su existencia.

Cuando la Revolución Mexicana arrasa con la dictadura porfirista, nadie se entera en la isla. Soldados de un Ejército Federal que ya no existe, se quedan defendiendo hasta la muerte un régimen extinto, repudiado con las armas por México entero. Nadie se acuerda de ellos y dejan de enviarles provisiones. El hambre, las enfermedades tropicales y la desesperación hacen presa de los soldados en la isla. Los personajes viven esperando un rescate de un país que los olvidó.

Me parece que los partidos de oposición en México se parecen al regimiento mexicano en la isla de Clipperton. Siguen defendiendo ideas, figuras y prácticas que el electorado mexicano repudió en las urnas o que ya ni siquiera existen. No se han dado cuenta del cambio histórico y el rechazo masivo que suscitan con su corrupción. Están peleando por migajas como la alcaldía de Monterrey, defienden a Manuel Velasco, se auto-asignan amparos legales de la Suprema Corte para garantizar su impunidad a partir de diciembre. Organizan marchas para defender contratos de millonarios en el aeropuerto, pero no exigen la defensa de la autonomía del INE o del INEE. De seguir así, ensimismados en la defensa de lo indefendible, el PRI y el PAN serán borrados de la historia, como los soldados en la isla de Clipperton. Ojalá leyeran Isla de bobos.



LO ÚLTIMO



+ -