laopcionnota
Jamás una madre de rodillas

Jamás una madre de rodillas

Columnas miércoles 26 de junio de 2019 - 03:58


La desesperación y el dolor por la pérdida de un hijo puede manifestarse de diferentes maneras: coraje, violencia, depresión, angustia, tristeza, llanto, inconsciencia, rebeldía, evasión de la realidad y hasta la acción de humillarse ante el Presidente de la República para suplicar ayuda a fin de encontrar a ese hijo desaparecido que no se sabe si está vivo o muerto.

A lo largo de mi actividad como reportera vi a muchas madres expresar todos esos sentimientos que llevan en el alma; lo que no había visto era a un Presidente dejar por más de un minuto que una mujer se le hincara sollozante sin que nadie de los que lo acompañaban en el presídium tuviera la empatía y sensibilidad para darle la mano y levantarla evitándole tal vejación.

Ahí, entre una decena de funcionarios que tienen que ver con el tema de las personas desaparecidas, nadie tuvo la delicadeza de inclinarse y tomar a la mujer de los brazos para colocarla a la altura del primer mandatario. Todos la veían como si arrodillarse ante el Presidente López Obrador fuera normal, un deber.

¿De qué estamos hechos? Cada día me asusta más lo que estamos haciendo con las personas más vulnerables, sobre todo con las que llevan en el corazón una herida que no puede cerrarse porque tienen a algún familiar desaparecido, a algún hijo o hija que salió de su casa para no regresar jamás.

Ninguna madre tiene porque arrodillarse ante un gobernante para que le ayude a encontrar a su hijo, es la obligación de las autoridades, sean quien sean, brindar seguridad a los gobernados; encontrar a las personas desaparecidas de ayer y de hoy no es un favor, es una responsabilidad que deben asumir de manera total.

No entiendo por qué los miembros de su gabinete, en especial la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y del subsecretario de Derechos Humanos de la dependencia, Alejandro Encinas permitieron que esta madre se humillara así.

Hincarse sólo ante Dios, el primer mandatario es un hombre no una deidad y tienen que asumirlo.

No quiero pensar que tendremos que conformarnos o acostumbrarnos a ver esta clase de escenas donde una mujer que ha perdido a su hijo a causa del crimen organizado, de la impunidad en la que vivimos, tenga que ir de rodillas a suplicar a la autoridad que le ayude a buscarlo o a buscarla porque sus pies ya no encuentran hacia donde ir.

Las madres que no saben dónde están sus hijos deben ser una prioridad en la administración del Presidente López Obrador; nada de que los desaparecidos son una herencia de otros gobiernos, ya son sus desaparecidos y hay que encontrarlos;por su gesto creo que así lo comprendió el primer mandatario de este país.

•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y
fundadora de "Ángeles Abandonados"
ame>

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Lotes del delitoColumnas
2019-08-16 - 03:48
Sueños y recuerdos de Lezama LimaColumnas
2019-08-16 - 03:44
Cuando el interés ya no es suficienteColumnas
2019-08-16 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-16 - 03:35
Línea 13Columnas
2019-08-16 - 03:32

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-