laopcionnota
Japonés se lleva Oscar de la arquitectura

Japonés se lleva Oscar de la arquitectura

Entornos miércoles 06 de marzo de 2019 - 05:30


El Arquitecto japonés Arata Isozaki, encargado de diseñar el Palau Sant Jordi de Barcelona, una de las joyas del proyecto olímpico de la capital catalana en 1992, ganó el Premio Pritzker 2019, el galardón de arquitectura más importante del mundo.

CuandoArata Isozaki solo tenía 12 años, las bombas atómicas cayeron sobre Hiroshima y Nagasaki, ciudades cercanas a su Oita natal. El vacío que dejaron a su alrededor le hicieron plantearse cómo reconstruir los hogares y las ciudades y de ahí surgió el arquitecto. Nacido en Oita, en la isla de Kyushu (sur), en 1931, a medio camino entre Hiroshima y Nagasaki, los efectos de la Segunda Guerra Mundial marcaron su vida y su trayectoria profesional como arquitecto. Creció con la idea de que los edificios son temporales y que mientras existen deben complacer los sentidos de los usuarios.

“Cuando fui lo bastante mayor para comenzar a entender el mundo mi ciudad natal estaba destruida. En la orilla de enfrente la bomba atómica había caído sobre Hiroshima, así que crecí en la zona cero”, dijo el arquitecto en el comunicado de la Fundación Hyatt en el que se anuncia el Pritzker.

“Estaba completamente en ruinas —recordó—, no había arquitectura ni edificios, ni siquiera una ciudad. Solo me rodeaban barracas y refugios”

Por eso, su primer acercamiento a la arquitectura “fue el vacío de la arquitectura”. Y eso le hizo plantearse “cómo la gente podría reconstruir sus hogares y sus ciudades”.

A esa labor dedicó sus primeros esfuerzos como arquitecto y empezó a destacar durante la reconstrucción de Japón tras la Segunda Guerra Mundial.

Estudió arquitectura en la Universidad de Tokio y comenzó su carrera junto a Kenzo Tange (Pritzker en 1987), aunque pronto fundó su propio estudio, Arata Isozaki & Associates, en 1963. Y se centró en la reconstrucción de su país.

“Para encontrar la forma más adecuada para resolver los problemas, no podía centrarme en un solo estilo. El cambio era la constante. Paradójicamente, eso se convirtió en mi estilo”, recuerda el arquitecto.

Además quería conocer el mundo para reflejarlo en su arquitectura, así que antes de cumplir los 30 ya había recorrido el globo. “Quería sentir la vida de la gente en diferentes lugares y viajé por todo Japón, pero también por el mundo islámico, pueblos en las montañas profundas de China, el sureste asiático y las grandes ciudades de Estados Unidos”.

“Trataba de encontrar oportunidades a través de las cuales me cuestionaba, ¿qué es la arquitectura?”, recuerda Isozaki.

Esa ha sido la pregunta a la que ha buscado dar respuesta en sus numerosos libros teóricos pero también a través de una amplia variedad de edificios, con una mezcla de estilos adelantados a su tiempo; el primer ejemplo de ello fue su proyectada Ciudad en el aire (1961).

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

La Moda En La Era EspacialEntornos
2019-08-20 - 04:39

+-