laopcionnota
Knock Out a los niños del rey tigre

Knock Out a los niños del rey tigre

Columnas viernes 11 de enero de 2019 - 02:03


Las artes marciales conforman parte importante del imaginario que se tiene sobre el continente asiático. La disciplina, fuerza, habilidad y honor que conforman la esencia de las artes marciales asiáticas —esa imagen romantizada por occidente— pasan por alto los riesgos que conlleva la exigencia de su práctica y las posibles consecuencias trágicas. Ejemplo es el caso del muay thai y los niños boxeadores en Tailandia.

El muay thai se considera una de las artes marciales más violentas y, junto al jiu jitsu brasileño, forma parte de las disciplinas favoritas en las peleas de artes marciales mixtas (MMA). En Tailandia, su país de origen, significa mucho más que un deporte popular. Se trata de un componente esencial de la identidad nacional tailandesa, rodeado de relatos heroicos sobre la superioridad y virtuosismo de la etnia thai ante los extranjeros.

Además de las glorias que sobrevienen al mito de este deporte, también acarrea ventajas terrenales. Para muchas familias, incluso para comunidades y pueblos enteros, el muay thai es un camino para salir de la pobreza. Los niños comienzan a entrenar a muy temprana edad y desde los ocho años, o antes, ya forman parte del mundo de las apuestas compitiendo por dinero.

La combinación entre la glorificación del muay thai y su comercialización ha probado ser perjudicial para los menores e, incluso, letales. Un estudio realizado por neuro-radiólogos (Laothamatas, 2018) demostró el daño cerebral ocasionado a los niños que participan en este deporte y las secuelas que tenían los golpes en la cabeza con el paso del tiempo.

A finales del año pasado, la trágica la muerte de un niño de trece años, tras haber quedado inconsciente durante un combate, reavivó la polémica de los pequeños boxeadores y provocó que se llevara a cabo una iniciativa de ley que prohibiera las peleas de muay thai entre menores de doce años.

Actualmente, la participación de niños en combates por dinero se ha denunciado como una forma de explotación infantil. Sin embargo, el dinero de las victorias se considera legal y, a diferencia de otras formas de explotación, la gente reconocen el prestigio del muay thai, sin importar las protestas de organizaciones internacionales y especialistas de salud. Un reto para la protección de derechos de los niños.

Uno de los principales mitos del muay thai es el del invicto rey tigre, supuesto responsable de la expansión del muay thai en todo el reino. Hoy, su legado sigue vivo en el nacionalismo thai y en las esperanzas de los niños en comunidades de escasos recursos.

Hay diez mil niños peleadores registrados oficialmente, pero se estima cerca de doscientos mil que en realidad están participando en combates clandestinos. Esto indica que a pesar de lograr prohibir los combates de menores, el desafío será lograr cambiar la percepción de la población.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Whitaker y su empate al cieloColumnas
2019-07-16 - 03:16
Salud y poder: Angela MerkelColumnas
2019-07-16 - 03:11
La crisis por venirColumnas
2019-07-16 - 03:00
IngresosColumnas
2019-07-16 - 02:57
Línea 13Columnas
2019-07-16 - 02:53

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-