laopcionnota
La Brigada Blanca: La memoria del desastre

La Brigada Blanca: La memoria del desastre

Columnas martes 11 de junio de 2019 - 03:07


En momentos de desesperación se suelen tomar muy malas decisiones. La Brigada Blanca (Brigada Especial) se creó en junio de 1976 y su propósito central era combatir a la guerrilla y en particular a la Liga 23 de septiembre.

Aquello resultó un desastre que aún alimenta las historias más impactantes de violación a los derechos humanos. La manzana envenenada, es que les permitieron toda una patente de corso a cambio de terminar con los grupos subversivos sin importar los métodos.

Se integró por 240 elementos que provenían de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), Policía Judicial Federal (PJF), Servicio Secreto, Policía Auxiliar y elementos de las Fuerzas Armadas.

Era una organización secreta y no fue sino hasta 1980 cuando el entonces secretario de la Defensa, Félix Galván, reconoció su existencia y reveló que su creación respondió a “órdenes superiores”, y en la jerarquía sólo había un jefe capaz de dar la instrucción: el presidente de la República, Luis Echeverría.

El responsable de la Comisión de Seguridad era el subdirector de la DFS, Miguel Nazar, y el coordinador operativo, Héctor Quirós Hermosillo, un militar que años después sería procesado, en un tribunal castrense, por narcotráfico.

El propio Nazar sería acusado, por la Fiscalía del Pasado, creada durante el gobierno de Vicente Fox, por delitos relacionados con las actividades de la DFS y de sus destacamentos especiales.

Era la Guerra Sucia, el periodo de combate a las guerrillas campesinas y a las organizaciones urbanas que surgieron luego de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 y que se prolongaron hasta principios de los años ochenta.

Este lunes, el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, anunció que en uno de los edificios que fueron utilizado por la Brigada Blanca, en la calle de Morelia 8, en la colonia Roma, se montará una exposición fotográfica con el propósito de activar la memoria y de rendir homenaje, de algún modo, a quienes sufrieron torturas y vejaciones en esas y otras instalaciones.

Gobernar también implica utilizar los símbolos y es de esperar que el empeño de no olvidar las atrocidades del pasado, la persecución a la disidencia y la desaparición forzada, se traduzca en un amplio compromiso con los derechos humanos.

La “Circular de Morelia” es un pequeño jardín rodeado de edificios y entre ellos el que todavía pertenece a la Secretaria de Gobernación. Detrás de sus puertas se esconde un pasado que aún presiona y que más vale procesar del modo adecuado, para dejar claro que las democracias, y sus fuerzas de seguridad, no pueden permitir que se cometan delitos, muchos de ellos de esa humanidad, para combatir otros delitos, cualquiera que ellos sean.


•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Pactando con el MoonwalkingColumnas
2019-06-25 - 03:18
Rescátanos FridaColumnas
2019-06-25 - 03:13
Ruido de sablesColumnas
2019-06-25 - 03:11
Retador..?Columnas
2019-06-25 - 03:09
Línea 13Columnas
2019-06-25 - 03:04
El Microrrelato VisualColumnas
2019-06-25 - 03:00

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-