facebook comscore
La Gran Marcha al espacio

La Gran Marcha al espacio

Columnas martes 22 de octubre de 2019 - 15:12

La administración comunista en China ha retomado momentos tanto de fracaso como de éxito en su historia para fortalecer o debilitar ideas en la psique colectiva del país. Por ejemplo, la narrativa del “siglo de la humillación” referente a las intervenciones de occidente en China entre 1839 y 1949 ha sido utilizada para fomentar el nacionalismo chino. Igualmente, la idea del comercio a través de la “Ruta de la Seda” es utilizado hoy para persuadir a la comunidad internacional sobre el compromiso del gigante asiático con el multilateralismo.

En este sentido “La Gran Marcha” es uno de los eventos que marcó la historia contemporánea de China y un primer triunfo del comunismo en ese país, y hoy, a 70 años del establecimiento del gobierno comunista, “La Gran Marcha” se ha convertido en el concepto bajo el cual China busca liderar la actividad del hombre en el espacio.

¿Qué es la gran marcha originalmente?

Entre 1921 y 1925 los partidos Nacionalista y Comunista coexistían en la escena política en China siendo el primero el que detentaba el poder en el gobierno. En 1925, el líder del Partido Nacionalista, Sun Yat Sen, quien cooperaba con los comunistas falleció y fue sucedido por Chiang Kai Shek, quien decidió terminar lazos de cooperación y buscó erradicar a los comunistas. Así, grupos comunistas presentes en zonas rurales y urbanas de China formaron el ejército rojo. La persecución nacionalista en contra de los comunistas estalló eventualmente una guerra civil.

La gran marcha fue una retirada por parte del ejército rojo que buscaba llegar al norte del país para reunirse con otras células comunistas. En este ejercicio de retirada y reunión con otros batallones el ejército rojo marchó 9 mil kilómetros en 370 días, y aunque las pérdidas de soldados comunistas fueron de entre 300 mil y 400 mil hombres y mujeres, los batallones lograron reunirse en la provincia de Shaanxi al norte de China.

En la imagen: Rutas que las diferentes células del ejército rojo recorrieron para reunirse en el punto más al norte marcado en color rojo. Los cuadros a la izquierda, muestran el tipo de terreno sobre el cuál habrían de marchar.

En esta retirada o Gran Marcha, el Ejército Rojo no sucumbió ante los nacionalistas. Por el contrario, ganó adeptos a lo largo de su recorrido y ayudó a solidificar el movimiento comunista y a sus líderes. Mao Zedong, por ejemplo, condujo a una de estas células comunistas por algunos de los terrenos geográfico más difíciles de China lo que le garantizó eventualmente la posición de líder del Ejército Rojo y más tarde del Partido Comunista. Es así como la Gran Marcha ha quedado en el imaginario colectivo chino como uno de los logros comunistas más relevantes en la historia de la nación.

Fuente: Zhongguo Junshi Wang En la imagen: Mao Zedong al frente de una célula del ejército rojo

La Gran Marcha contemporánea

Hoy se añaden las connotaciones positivas de la gran marcha de 1934 a la creación de ingeniería espacial china. “Gran Marcha 1” fue el nombre del primer cohete que China logró lanzar el espacio exterior en 1970, convirtiéndose en el quinto país en alcanzar autosuficiencia para realizar lanzamientos al espacio. En 1992 el “Proyecto Gran Marcha 2” surgió como un plan de ingeniería para producir una familia de sistemas de lanzacohetes.

Para 1999 el proyecto había logrado la producción de lanzacohetes y un lanzamiento inaugural exitoso. Aunque los lanzamientos fueron en su mayoría exitosos, también existieron fracasos como la falla parcial que “Gran Marcha 3” sufrió al intentar colocar en el espacio un satélite de comunicaciones chino en 1996. Para 2013, el proyecto había lanzado cinco naves espaciales no tripuladas y cinco naves espaciales tripuladas.

Gran Marcha 7 es la última generación de lanzacohetes producidos por China, mismos que se han mostrado hasta el momento confiables al lanzar exitosamente naves espaciales de carga con los materiales necesarios para realizar trabajos de ingeniería en la estación espacial Tiangong, que también pertenece al país asiático. Adicionalmente, Gran Marcha 7 es una familia de sistemas lanzacohetes de tamaño mediano y de bajas emisiones contaminantes, lo cual añade parámetros de calidad a la ingeniería espacial a nivel internacional.

Si bien estos desarrollos tecnológicos en la industria de la ingeniería espacial parecen alejados de nuestra vida cotidiana, recordemos que estos desarrollos son también aplicados a la innovación en tecnología terrestre tanto militar como civil, misma que China y Estados Unidos buscan liderar. Por ende, estos desarrollos impactan la política internacional.

Hace 50 años la llegada del hombre a la una proponía un esquema de cooperación internacional en un escenario de guerra fría, pero hoy la competencia en la industria espacial parece ser menos amigable. Sí, el objetivo es llevar a la humanidad al espacio, pero por ahora quién lidera a la humanidad en esa Gran Marcha al exterior es quizá lo más relevante. Como en la Gran Marcha de 1935, si China logra ganar adeptos y crear marcos de cooperación tecnológica con otros países clave, podría tomar ventaja en la marcha.

Por lo pronto México ha cooperado de cerca con China en temas espaciales. En diciembre de 2018, nuestro país participó en el Noveno Congreso Internacional de Cooperación Espacial Asia-Pacífico, que tuvo lugar en Beijing, junto a países clave en la industria como Irán, Alemania, Pakistán, Japón Y Turkmenistán, mas no Estados Unidos.

Paralelamente, México ha participado en actividades con la NASA como el lanzamiento del nanosatélite AzTechSat-1, diseñado por un equipo de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla mismo que será lanzado este mes de octubre y cuyo objetivo es probar la intercomunicación satelital de la constelación Global Star.

La lectura de la actual participación de los diferentes países en eventos enfocados al desarrollo de tecnologías espaciales sugiere que eventualmente los países tendrán que decidir cooperar con específicamente alguno de los países que lideran el desarrollo en el sector. Las economías emergentes tendrán que evaluar si gustan formar parte de la Gran Marcha al espacio o si desean formar parte de otras filas para lograr llegar y tener representación en el futuro espacial.

Fuente: Baidú Images En la imagen: Monumento a la Gran Marcha especial

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -