laopcionnota
La Guardia Nacional al gusto
La Guardia Nacional al gusto

Columnas lunes 08 de abril de 2019 - 02:58


La Guardia Nacional (GN) tendrá mando militar. Para cubrir las apariencias el general designado solicitará licencia y se transformará en civil.

Es un procedimiento legal, pero que revela muchas cosas y entre ellas la falta de compromiso para respetar acuerdos.

Es un juego de simulaciones del que no saldrá bien parado nadie.

Una GN al gusto, aunque todos sepamos de lo que se trata y de las consecuencias que ello puede traer.

La creación de la GN fue posible por una negociación en el Senado en la que participaron todas las bancadas. Al requerir de una mayoría calificada para modificar la Constitución, y autorizar la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, se tuvo que hacer ingeniería sobre la propuesta inicial, la que contemplaba que la nueva institución estuviera adscrita a la Secretaría de la Defensa.

Al final se acordó que la GN dependiera de la Secretaría de Seguridad y que contara con un mando civil.

Por eso ahora hay cierta sorpresa al conocerse que se designará a un general para comandar a los elementos provenientes de las policías Militar, de Marina y Federal.

También tendrá, entre otras tareas, la de poner en marcha un sistema de reclutamiento rápido y eficiente.

Las quejas no se han hecho esperar, porque muchas organizaciones perciben que se continuará con una política que hace énfasis en la utilización del Ejército en tareas que no son las suyas y para las que no fue preparado.

La conformación civil de la policía no es un capricho ni una moda y más bien responde a las experiencias internacionales y a las dinámicas de persecución de los delitos en regímenes democráticos.

Lo más grave es que no existe una idea clara sobre la construcción de policía para el futuro y más bien se consiguió una especie de salvoconducto para los próximos cinco años y después ya veremos y de acuerdo con la situación política que impere para el final del sexenio.

Por supuesto que no se trata de criticar al Ejército, una institución que ha mostrado lealtad y disciplina a lo largo de la historia moderna del país, sino de advertir que no se están generando incentivos para que la situación cambie en el mediano y largo plazo y para que los civiles se hagan cargo de las tareas que les corresponden.

Insistir en contar con una policía civil con capacidades institucionales fuertes no es ni siquiera una gran idea, es más bien la única receta que ha funcionado a lo largo del tiempo.

Porque lo urgente, en todo caso, es enfrentar la inseguridad con políticas públicas que puedan revertir los peligros que ahora imperan y entre ellos los del miedo y la zozobra que vuelve a imperar en varias regiones del país.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


ContrastesColumnas
2019-04-24 - 02:57
Los costos de la inseguridadColumnas
2019-04-24 - 02:54
No hay populismo sin “PuebloColumnas
2019-04-24 - 02:52
Mercados de carbonoColumnas
2019-04-24 - 02:48
Argentina y el FMIColumnas
2019-04-24 - 02:46

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-