facebook comscore
La Inteligencia artificial asesta golpe a la industria musical de antaño

La Inteligencia artificial asesta golpe a la industria musical de antaño

Entornos martes 17 de diciembre de 2019 - 00:47

Por Martha Rojas
Martha.rojas@contrareplica.mx

¿Quién puede ser fan de un artista que no existe? La lógica dice que nadie, pero una legión de admiradores por todo el mundo ha demostrado que el vacío corporal no es impedimento alguno en la devoción que le profesan a la cantante virtual Hatsune Miku, que este 2020 alista una gira mundial.
Desde 2007, cuando la diva del pop virtual fue creada como parte de un proyecto de vocalvoice de Yamaha y Crypton Future Media, se intuían los albores de una nueva época que extendía su poderío al mundo del streaming. Pasó menos de una década para que la historia escribiera el veredicto con números.
En 2017 la industria musical creció un 8.1 por ciento y reportó ganancias por 17 mil 300 millones de dólares. La mayor parte de ingresos provino de plataformas como Spotify, YouTube, Deeze y Apple Music. Ese año, por primera vez las ventas de música digital representaron el 54 por ciento de ganancias y se trató del tercer año consecutivo, según el Informe anual de la Federación de la Internacional Industria Fonográfica, en el que el medio crecía a pasos agigantados.
Pero la revolución de la Inteligencia Artificial no paro ahí, fue más allá del servicio de streaming y los sintetizadores, y ahora existen artistas totalmente artificiales.
Con 16 años eternos, una larga melena turquesa y un atuendo colegial, Hatsune Miku se convirtió en la primera cantante virtual de la década y el milenio.
Ahora goza de una popularidad similar a la de Lady Gaga, de quien también fue telonera, sus videos en YouTube registran millones de visitas, su marca está valorada en 75 millones de dólares y en enero próximo está por iniciar una gira que arrancará en Barcelona y culminará en Canadá.
La incubadora de semejante talento fue Vocaloid, una aplicación cuyo software permitía desarrollar y sintetizar voces o canciones. Cuando se inserta la melodía y las letras, el software puede cambiar el acento, agregar efectos e incluso cambiar el tono de la voz.
En el caso de Miku la voz se basó en el de la cantante Saki Fujita pero su algoritmo le permite almacenar millones de sonidos de diversos artistas.
La experiencia parece única y el costo también, pues en promedio la entrada a alguno de los espectáculos es de 150 euros.
Al llegar, según afirman los directores de Crypton Future Media, los fans se sentirán como parte de otro mundo, pues la imagen de la cantante es recreada con imágenes en 3D y la música proviene de poderosos sintetizadores que son operados por la compañía.
Los creadores afirman que Hatsune podría ser la puerta de entrada a una nueva manera de hacer y consumir música pues los shows que ofrecen son mucho más que sólo música.

“Si las nuevas tecnologías pueden generar imágenes o movimientos que estén en armonía con los sonidos, podríamos encontrar formas de disfrutar la música también a través de la vista y el tacto. Así, podríamos ampliar el alcance de la creatividad humana”, expresó Guillaume Devigne, director de marketing de Crypton.
En ese sentido Devigne precisó que el de 2020 será un show muy diferente a los anteriores: “Será un concierto de pop-rock, dos horas de música con imágenes asombrosas, una coreografía elegante y una gran variedad de estilos musicales, ya que cada sonido de Hatsune Miku está compuesto por un artista diferente”, explicó.


El presente que supera la ficción

La inteligencia artificial no sólo ha permitido crear cantantes inexistentes, un nuevo algoritmo promete predecir el tipo de canciones que tendrán éxito, también existen los que permiten recrear a artistas fallecidos, su voz y por qué no hasta completar sus composiciones.
Es el caso de Amazon que recientemente lanzó al mercado DeepComposer, un teclado que permiten recrear músicos y simular como toca un chelista o un violinista y reproducirlo automáticamente. En su debut interpretó a la perfección la quinta sinfonía de Beethoven.
El servicio funciona sobre la base de algoritmos de redes neuronales que reciben la secuencia de la música en un instrumento y sintetizan las secuencias para otros instrumentos.
Hasta ahora, el servicio puede complementar la secuencia original con varios instrumentos, como una guitarra eléctrica, bajo, batería y sintetizador. Además, el usuario puede seleccionar modelos entrenados para rock, pop, jazz y música clásica; sin embargo, puede descargar su propio conjunto de datos y entrenar el modelo para el estilo deseado.




Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Presentan el libro ”Leyendas Soledenses Entornos
2020-01-17 - 15:10
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -