laopcionnota
La abuelita que espió a Reino Unido

La abuelita que espió a Reino Unido

Tendencias viernes 13 de septiembre de 2019 - 10:30



A pesar de partir patrones muy similares, las películas de espionaje siempre han sido un buen negocio para la taquilla, pues el acierto reside no sólo en las películas, sino en todos esos espías, algunos más cómicos, otros más enigmáticos, que nos presentan.

Este es el caso de “La espía roja”, cinta interpretada por Judi Dench, que nos narra la historia de una encantadora anciana que jamás ha levantado ningún tipo de sospecha hasta que una mañana agentes del MI5 de Reino Unidos la detienen acusada de proporcionar información a la Rusia comunista.

Dirigida por Trevor Nunn, esta imagen del espionaje durante la Guerra Fría se basa en el caso de la vida real de Melita Norwood, una abuelita pensionada que fue arrestada por pasar secretos a la KGB durante un periodo de cuarenta años.

La mayor parte de la historia se desarrolla en secuencias de flashback para conocer cómo fue que Joan Stanley tuvo su primer contacto con simpatizantes del comunismo, su politización y la difícil decisión de trabajar con los soviéticos.

Alejada de los martinis secos o de las opulentas fiestas a las que nos tiene acostumbrado el icónico espía del MI5, James Bond, en “La espía roja” podremos ver la vida común de la apacible anciana que vive en un suburbio de Londres y bebe té todos los días.

En los flashback de la cinta veremos a Joan de joven, interpretada por Sophie Cookson, quien es una típica chica que estudia física en la Universidad de Cambridge, que se enamora de Leo Galich, un joven comunista, quien tiene problemas para comprometerse con otra cosa que no sea su ideología.

Si bien la cinta no presenta escenas de peligro y tensión, las compensa con aquellas donde a través de actos cotidianos realiza sus actividades de espía y que la salvan de ser descubierta como en aquella donde se ve obligada a desplegar un arma más aterradora que cualquier bomba: una caja de toallas sanitarias, que debido al sexismo de la época, un policía se abstiene de registrar su bolso.

A lo largo de la cinta iremos descubriendo como es que esa apacible abuelita, durante la II Guerra Mundial se enfrentó a la encrucijada: elegir entre traicionar a su país o salvar al mundo y a sus seres queridos de una catástrofe nuclear.

Sólidamente competente y, en su mayor parte, bien actuada, la película emplea un enfoque seguro y familiar.

Sin embargo, carece del elemento distintivo que este tipo de cintas nos tiene acostumbrados, como son las escenas trepidantes de persecuciones, tiroteos o el uso de artefactos únicos de espionaje.


Foto Distribuidora

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

RP/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-