laopcionnota
La construcción del culto a la personalidad
La construcción del culto a la personalidad

Columnas miércoles 15 de mayo de 2019 - 02:05


Los cultos a la personalidad capaces de arraigar e incluso, en algunos casos, de trascender la vida del líder idolatrado son aquellos cuyo origen es espontáneo y producto de la férrea voluntad del pueblo en creer, a como dé lugar, en las cualidades extraordinarias de un “Salvador”.

La gente de todas las latitudes del planeta ama entregarse a lo irracional, creer en milagros y en hombres providenciales. Ello es tan viejo como la humanidad misma.

Para algunos estudiosos del culto a la personalidad, tres factores son indispensables para forjar una intensa adoración: carisma, elocuencia e inteligencia táctica.

Pero ello no es necesariamente cierto. El populismo latinoamericano ha demostrado como una característica más importante saber conectar con las ansias místicas del pueblo.

En nuestra región prevalece una diversidad de creencias y religiones las cuales cohabitan con sus distintos ritos y devociones. Esta convivencia es flexible, adaptable y prohíja fervores mágico-religiosos, caldo de cultivo ideal para políticos con delirios mesiánicos. Esto lo han sabido, entre otros, el matrimonio Perón, Evo Morales, Rafael Correa y, sobre todo, Hugo Chávez.

Millones de venezolanos querían ver en el comandante cualidades sobrehumanas, decidieron ver en el presidente a alguien capaz de atender todos los problemas y brindar todas las soluciones, a pesar de la palmaria incompetencia de su gobierno.

Científicos, tecnócratas, especialistas quedaban muy cortos en sus juicios ante la sabiduría de Chávez, quien contaba con la gracia divina y, como encarnaba al pueblo, siempre tenía la razón.

Tras la muerte del comandante, Nicolás Maduro convirtió su endiosamiento del comandante en el eje de su supervivencia política. Por eso el discurso oficial presenta a Chávez con el título de “máximo redentor de los pobres”.

También se echa mano, sin escrúpulo alguno, a la vocación cristiana de la mayoría de los venezolanos al afirmar cosas como “fue un Cristo, hizo milagros en vida y con él la cruz recobró su símbolo antiimperialista”.

El culto post mortem a Chávez supone prácticas religiosas las cuales fusionan elementos propios de la santería y la brujería con celebraciones eucarísticas y oraciones comunitarias presididas, muchas veces, por sacerdotes católicos.

Un fenómeno de santificación solo comparable al experimentado por ese otro ídolo de la mística populista latinoamericana: Eva Perón, o “Santa Evita”, “abanderada de los humildes”, “jefa espiritual de la Nación argentina”.

Todo ello es muestra de cómo saber construir una especie de “nexo místico” con el pueblo en una región tan crédula es el verdadera clave en los cultos a la personalidad en América Latina, y para ello ni siquiera es necesario contar con una personalidad arrolladora o tener una elocuencia extraordinaria.

Basta con un demagogo lo suficientemente hábil y sensible para ser capaz de entender y manipular las enraizadas inclinaciones místico religiosas de los gobernados.


•@elosobruno
Especialista en política comparada

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


¿Mujeriego, don Juan o Casanova?Columnas
2019-05-24 - 03:26
¿Y Jalisco Apá?Columnas
2019-05-24 - 03:22
Qué pasa CONADE, qué pasa GuevaraColumnas
2019-05-24 - 03:20
El guardián de azafránColumnas
2019-05-24 - 03:13
WazeColumnas
2019-05-24 - 03:11

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-