laopcionnota
La destitución de los aluxes

La destitución de los aluxes

Columnas lunes 27 de mayo de 2019 - 02:40


La caída de Josefa González-Blanco, hasta el sábado titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) revela, además de la prepotencia y la grosería de detener un vuelo comercial para que la esperaran, la ausencia de una política protectora del medio ambiente.

Lo primero quedó saldado con la carta en la que se mostró arrepentida de lo ocurrido, pero lo segundo es más complejo, porque está inscrito en la ideología de quienes ahora gobiernan.

En los grandes temas ambientales estamos más cerca de Donald Trump que de los acuerdos de París. Las democracias avanzan hacia energías limpias, y nosotros nos alineamos, con Estados Unidos, en el reinado de los combustibles fósiles.

Esto es terrible, porque se está hipotecando el futuro, dando reversa a los que ya parecían políticas consolidadas para hacer frente al cambio climático.

Los proyectos, que ya están en marcha, muestran que se puede depredar, que los estudios sobre el impacto de las obras no interesan. En Dos Bocas se destruirán manglares y en la ruta del Tren Maya se afectará una reserva de la biosfera, en Calakmul, que es además la mayor extensión de bosques tropicales en el continente y donde habitan especies como el jaguar.

A lo que hay que sumar la cancelación del aeropuerto de Texcoco, cuyos terrenos son un muladar, para causar un daño grave, ese sí, en Santa Lucía.

A González-Blanco la despidieron, como antes les ocurrió a 16 mil servidores públicos de la Semarnat, entre ellos los que se encargaban de prevenir incendios forestales.

Ella se fue porque cometió un error que tuvo impacto ante la opinión pública, pero los demás porque son el daño colateral, el pago que se tiene que hacer para obtener recursos para financiar programas clientelares.

La Semarnat es una zona de desastre, como ya se demostró en las contingencias de las últimas semanas, donde las reacciones resultaron tardías.

Mientras la Ciudad de México se ahogaba por el humo de los incendios, se revelaba que las áreas especializadas, como la Comisión Ambiental de la Megalópolis, se encontraban sin titular a cargo y así habría continuado de no ser por la emergencia.

Ante la ausencia de diagnósticos, prevalece la impresión de que todo es superfluo y prescindible, hasta que estallan los problemas.

Esto no cambiará, llegue quien llegue, porque no está en los planes una rectificación, sino más bien una profundización de lo que ya se tiene decidido, aunque muchas veces vaya contra la propia lógica por los daños que puede causar.

A González-Blanco la bajaron de una nube, pero toda el área que tuvo bajo su responsabilidad sigue en la profundidad de la incertidumbre y en la línea frágil del no retorno y sin aluxes que puedan hacer algo al respecto.



•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

AportacionesColumnas
2019-06-24 - 03:52
Tres temas para tomar en cuentaColumnas
2019-06-24 - 03:50
La balada de la dependencia sexualColumnas
2019-06-24 - 03:48
El Tratado de VersallesColumnas
2019-06-24 - 03:45
IngresosColumnas
2019-06-24 - 03:41
Línea 13Columnas
2019-06-24 - 03:38

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-