laopcionnota
La diplomacia y sus tiempos
La diplomacia y sus tiempos

Columnas jueves 09 de mayo de 2019 - 02:55


Los tiempos de la diplomacia, se suele decir, van lentos. El tiempo de las crisis complejas, como la que azota a Venezuela en este momento, definitivamente va a otro ritmo.

En cualquier ámbito de la vida social venezolana que se mire se requieren respuestas urgentes. Ojalá el mundo diplomático lo entienda así.

Ya venció el tiempo que la propia Unión Europea le dio a su llamado Grupo de Contacto. El 1 de febrero, cuando se anunció este mecanismo, que no se ha podido explicar exactamente qué es, se dijo explícitamente que tendría un tiempo de vida de 90 días.

El 1 de mayo se cumplieron estos 90 días. Nadie en el seno de la UE recuerda lo que fue su promesa de ir rápido en la búsqueda de respuestas por parte de la Comunidad Internacional.

Recién esta semana, como se diría en el fútbol, en el tiempo adicional, la UE dice que ya conformó un grupo de alto nivel que puede ir a Caracas. El problema es que al no tener una definición clara del papel de este grupo de contacto, difícilmente se sabe qué cosa hará el equipo de alto nivel.

El grupo de contacto, si nos remitimos a lo que dijeron el 1 de febrero, no era una instancia de mediación entre gobierno y oposición en Venezuela, no era un grupo de para promover una nueva ronda de diálogo, ni es (hasta ahora) tampoco una entidad con una mandato específico que pueda, por ejemplo, poner contra la pared al régimen de Nicolás Maduro.

La diplomacia no sólo va lenta sino que a veces es también etérea.

Aquella declaración del 1 de febrero, con el cual la UE no hacía otra cosa que marcar una agenda propia, entre otras cosas para diferenciarse de Washington, explícitamente decía que el grupo de contacto no debía convertirse en una entelequia que le permitiera ganar tiempo al chavismo.

Pues justamente eso es lo que ha ocurrido en este lapso. No sólo Maduro se aferró más al poder, sino que aumentó su cinismo, como lo evidencia la declaración de su canciller Jorge Arreaza quien ha tenido el descaro de decir que la muerte de infantes, con enfermedades crónicas, en Caracas es por culpa de las sanciones de Estados Unidos.

Maduro no sólo ganó tiempo, sino que en este tiempo dejó a Venezuela a oscuras, invirtió más dinero en armamento (que bien pudo destinarse a hospitales) y metió de lleno a Rusia en el aquelarre venezolano.

El grupo de contacto, en sus más de 90 días de creado, se ha reunido en unas tres oportunidades. De ninguna de esas reuniones ha surgido, al menos que se conozca, una respuesta que se vea efectiva para abordar la crisis y encontrar una verdadera salida Lo más novedoso es decir que ha creado un grupo de alto nivel. Si, el tiempo de la diplomacia es otro.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Puntos suspensivosColumnas
2019-05-21 - 03:08
El derecho de EvoColumnas
2019-05-21 - 03:07
¿Y si regresa..?Columnas
2019-05-21 - 03:04
IngresosColumnas
2019-05-21 - 03:01
Línea 13Columnas
2019-05-21 - 02:57
Una imagen que dice todoColumnas
2019-05-21 - 02:55

+-