facebook comscore
La fragilidad de la masculinidad

La fragilidad de la masculinidad

Columnas lunes 04 de noviembre de 2019 - 20:45

¿Cuántos tipos de hombre existen? Si te ciñes a la definición sexo-anatómica podrías pensar que la pregunta no tiene sentido ya que solo existe un tipo de hombre, identificable por los genitales que definen su sexo al nacer. Incluso, si para ti “ser hombre” se apega a las características que han sido impuestas por los roles de género, como construcción social, insistirás en que solo hay un tipo de hombre y relacionarás —además de las características genitales— atributos de la hombría como lo son valentía, fuerza, virilidad, agresividad, ausencia de expresión de emociones, proveedor de recursos y trabajador; entre otros. Sin embargo, si tu respuesta, al igual que la mía, cuestiona las características que la sociedad ha impuesto para definir la forma en que debe ser un hombre, responderás que no, no existe solo un tipo de hombre, ni siquiera se trata de poder cuantificar los tipos que existen.

La masculinidad u hombría, responde al conjunto de características que la sociedad supone que deben definir la forma de ser de los hombres, abarcando rasgos biológicos, culturales y aquel que no se apega a dichas características es un hombre, invariablemente, “cuestionable”, víctima de etiquetas y adjetivos negativos, que lo comparan y posicionan en el lugar de las mujeres convirtiéndolos en afeminados o maricones y, por ende, inferiores. El resultado, hombres discriminados y violentados psicológica y simbólicamente.

Aunado a lo anterior, complemento mi respuesta reconociendo que no puede existir un tipo de hombre, serlo es resultado de una construcción, incluso de una “deconstrucción”, enfocada en quitarse estereotipos y actitudes impuestas, tomando decisiones ajenas a la división social y sexual.

Ser hombre implica, también reconocer que para serlo no se necesitan rasgos específicos, puede ser hombre aquel que corporalmente es distinto, aquel que su identidad de género así lo suponga, sin rasgos anatómicos evidentes, aquel que su orientación sexual sea distinta a la tuya. Sí, me refiero a que una persona transgénero, transexual o intersexual, puede ser hombre, sin tener que responder a las especificidades del cuerpo o del género.

En las líneas anteriores existe un escándalo de fondo, infinidad de preguntas y críticas, opiniones que discuten identidades y orientaciones sexuales. Al final, concluyo que, ¡Qué difícil es ser hombre!, qué complicado debe ser no cumplir con las expectativas sociales y qué frágil se vuelve la masculinidad con un comentario, con una enfermedad, con una postura no binaria, sexodiversa y progresista. Cuánta angustia debe sentirse si se está en riesgo de perder la masculinidad cuando ésta es hegemónica.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -