laopcionnota
La guerra que viene

La guerra que viene

Columnas jueves 11 de julio de 2019 - 04:19


Aaron Blake del Washington Post, escribió un muy interesante análisis sobre la política exterior de Trump, particularmente en lo tocante al conflicto con Irán y a la “teoría del hombre enloquecido”. Esta consiste en hacer pensar a otras naciones que se es capaz de todo; una estrategia que el mandatario estadounidense utiliza frecuentemente para mantener a los adversarios a raya y obtener concesiones.

Son de notarse los ejemplos que cita Blake, como el caso de Corea del Norte, a quien amenazó diciendo que atacaría con “fuego y furia” y que “destruiría totalmente” a esa enjaulada nación. No obstante, después de eso se sentó con el sanguinario dictador Kim Jong-un; y digamos que las conversaciones y las puestas en escena diplomáticas continúan en búsqueda de un acuerdo.

Y la misma actitud de “hombre enloquecido” siguió con nuestro país; a quien arrinconó fácilmente con la amenaza de los aranceles. Aunque claro, eso funciona hasta en tanto la contraparte deja de acobardarse. Es una línea muy delgada por la que se camina bajo esa directriz; y la muestra está en la respuesta que finalmente tuvo ante el derribo de un dron norteamericana por parte de los iraníes. Después de tantos gritos y amenazas, el ataque militar en represalia por parte de Estados Unidos fue cancelado de último minuto.

Digamos que fue algo así como cuando se dice que el valiente vive hasta que el cobarde quiere. Pero en este último caso, si el perro ladra pero no muerde, la tensión en el medio oriente se irá acumulando irremediablemente. Por ahí dicen que nunca hay que sacar ni una pistola ni una renuncia si no se van a usar; y en este caso, quienes no se andan con juegos son los israelíes.

Si Irán continúa su carrera de enriquecimiento de uranio con potencial militar, los judíos terminarán notificando a la Casa Blanca que están acabando con sus inestables vecinos, en el mismo minuto en que sus misiles estén explotando sobre las plantas nucleares y la Guardia Revolucionaria.

La existencia misma del Estado Israelí peligra (y esto no será nada parecido a la Guerra de los Seis Días). No perderán el tiempo ni pidiendo permiso, ni tratando de impresionar a nadie. Desde mi óptica, desafortunadamente la guerra es inevitable; a menos que hubiera un cambio político radical en la nación islámica (cosa que no vislumbro por ningún lado).

Entre tanto, los rusos ya han logrado afianzar su posición en la región como nunca antes en la historia. Sus soldados adquieren destreza y experiencia todos los días, apoyando al terrible régimen de Bashar al-Ásad.

Y mientras Putin mira el juego de póker en el que los norteamericanos dicen tener todos los ases; la región entera puede perderlo todo. Es sumamente complejo lidiar con personalidades inestables como la del mandamás de Washington; aunque en este caso en particular, quien está estirando la liga en demasía sea Teherán.

En un mundo que cada día enfrenta la cerrazón de líderes populistas y nacionalistas, contrarios al multilateralismo y la globalización, la guerra que viene demostrará cuan interconectados hemos estado siempre.

•Internacionalista, político, empresario y escritor:
@RudyCoen

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-