facebook comscore
La justicia constitucional del Siglo XXI

La justicia constitucional del Siglo XXI

Columnas jueves 14 de noviembre de 2019 - 02:01

Estoy convencido que la solución a los complejos problemas que vivimos en el mundo contemporáneo están dentro de las instituciones, no fuera de ellas. Al margen de las instituciones solamente encontramos autoritarismo o anarquía, pero no democracia, legalidad, pluralismo, tolerancia, paz y progreso.
En los países democráticos, las constituciones establecen instituciones que conforman la: “justicia constitucional”. Se trata de tribunales que tienen la última palabra para resolver los conflictos jurídico-políticos más difíciles en un Estado, basando su decisión en razones jurídicas y, por ende, objetivas.
Pero ¿cuáles son las características actuales que debe poseer la justicia constitucional para cumplir su función?
La justicia constitucional del siglo XXI debe ser sensible con los problemas cotidianos de la sociedad, dejando de lado formalismos innecesarios. Una justicia que no es cercana a la gente difícilmente se legitima.
La justicia constitucional, además de arreglar los grandes conflictos entre poderes y órganos del Estado, debe poner su quehacer al servicio de los derechos de la ciudadanía que ha quedado fuera de la agenda política y no encuentra solución a sus conflictos. La justicia constitucional debe ser aliada de los grupos vulnerables y de la defensa de una sociedad pluralista y tolerante en la que quepamos todos.
La justicia constitucional actual debe entender a la Constitución como una norma viviente que contiene el punto de partida para generar consensos y definiciones que modifiquen positivamente la realidad social a favor de las personas y sus proyectos de vida.
La justicia constitucional contemporánea debe establecer una línea jurisprudencial sólida, de manera que los Poderes de la Unión, órganos públicos, actores políticos y sociedad, tengan claridad sobre la forma en que el tribunal resolverá determinado asunto, es decir, que la actividad jurisdiccional sea previsible.
Una justicia constitucional del siglo XXI es aquella que armoniza la relación entre el derecho constitucional interno y el derecho internacional, con el propósito de proteger con toda amplitud los derechos humanos de las personas, aplicando adecuadamente los controles de convencionalidad.
La justicia constitucional contemporánea debe mirar hacia la experiencia comparada, ya que muchos de los problemas que en algún momento de su historia padecen los países, ya han sido experimentados y resueltos por otros tribunales constitucionales del mundo; de ahí que sus sentencias sean buen parámetro para medir el impacto de una decisión judicial relevante en un sentido u otro.
La justicia constitucional actual debe tener vínculo directo con otras ciencias distintas del derecho, porque los casos que se someten a resolución cada vez más exigen conocimientos y enfoques interdisciplinarios que aseguren una solución adecuada y no dogmática.
Una justicia constitucional contemporánea, también, debe adoptar sentencias más sencillas, con un lenguaje ciudadano y claro, para que la gente sepa de qué manera esa labor transforma positivamente su vida.





*Especialista en Derecho Constitucional y Teoría Política 
Twitter: @CASMAD_



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-01-24 - 00:16
Los tres strikes de Gertz Manero Columnas
2020-01-24 - 00:15
Ataque gaschicolero Columnas
2020-01-24 - 01:51
Línea 13 Columnas
2020-01-24 - 01:49
Los precandidatos en la CDMX Columnas
2020-01-24 - 01:31
El tiempo vale más para Paola Pliego Columnas
2020-01-24 - 01:25
+ -