laopcionnota
La mujer que sabía demasiado
La mujer que sabía demasiado

Entornos martes 14 de mayo de 2019 - 04:24


RICARDO CÁRDENAS

Hoy se apaga en Hollywood una de la últimas grandes estrellas de la época dorada con la muerte de Doris Day, a los 97 años.

La más cantante de todas las actrices y la mejor actriz de todas las cantantes, título que disputaría con Audrey Hepburn y Julie Andrews unos años después. Siempre fue difícil encasillarla porque fue muchas cosas al mismo tiempo.

▶ Una actriz virginal e intachable en su actuación, que al mismo tiempo era una maestra de la picardía y el doble sentido. Cita a la que acudíamos todos en sus películas y de la que ella siempre salía como entraba, intachable.

En el tiempo en el que Estados Unidos perseguía comunistas y se gestaban las revoluciones culturales del siglo XX, ella nos enseñaba que lo decoroso era que los hombres y las mujeres durmieran en camas separadas.

Del sexo premarital ni hablar, qué escándalo. Puritana y conservadora, pero encantadora y sensual. En su etapa como estrella de cine vivió en esa delgada línea de los 50, que dividía a las mujeres que viven con pasión de las que viven con pasión, pero que uno le hubiera querido presentar a su mamá.

Doris Day era la perfecta rubia, de impecables modales en un país que no se terminaba de sacudir la segregación. Calamity Jane, uno de su mejores papeles, tenía más derechos que Rosa Parks, la mujer de color que un par de años después haría historia por negarse a cambiar su asiento en una autobús segregado de Alabama.

El ícono perfecto del mundo ideal de Hollywood hizo carrera y amistad con todos los grandes de su época, James Garner, Clark Gable, David Niven, James Stewart, y por supuesto Rock Hudson con quien tendría su mejor pareja en pantalla.

Alfred Hitchcock no solo le creo un personaje inolvidable sino que nos regaló a todos el primer ear worm como le dicen ahora los milenials, pero que mi madre cantaba mientras me hacía unas enfirjoladas para cenar.

Consideren estas líneas como una advertencia y no busquen en Google “Qué será,será” porque la estarán cantando hasta el invierno.

Doris Day salvó a su hijo, el productor Terry Melcher, de ser asesinado por “La Familia” de Charles Manson a quien se negó a producirle un disco. Su casa sería después ocupada por la actriz Sharon Tate esposa de Roman Polanski y todos conocemos el final de esa historia. Seguramente tendrá velas y homenajesen El Paseo de la Fama, en Hollywood, pero ya no es el Hollywood que la hizo grande a ella.

Hoy uno se tropieza con estrellas de muy poco glamour, ganadas con la fuerza de la vulgaridad y su estrella es pisada todos los días, no por las hordas de turistas sino por la mala compañía de Donald Trump y Kim Kardashian, que han hecho de la realidad una píldora difícil de tragar.

Hay muchos motivos para sentir nostalgia ante la muerte de Doris Day, pero después de un rondín de canciones y escenas famosas en Youtube querido lector, asómate a su fundación prodefensa de los derechos de los animales.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Muere el caricaturista ApebasEntornos
2019-06-13 - 14:42

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-