laopcionnota
La nueva ruta de la seda

La nueva ruta de la seda

Columnas lunes 17 de junio de 2019 - 04:19


El plan de comercio internacional y desarrollo económico de China, la iniciativa One Belt, One Road o también conocida como la nueva ruta de la seda, es el proyecto de infraestructura más ambicioso de la historia moderna. Es un plan para financiar y construir carreteras, puertos, puentes, parques industriales y ferrocarriles en Asia, Europa y América Latina. Es un plan de infraestructura colosal que podría transformar las economías de las naciones de todo el mundo.

A fines de la década de 1970, como consecuencia de la Gran Revolución Cultural, la economía China estaba cerca del colapso, y la distancia económica entre China y los países desarrollados crecía de manera acelerada. El 82% de la población, más de 250 millones de personas que habitaban en zonas rurales, vivían en pobreza, la mayoría con menos de un dólar por día. Esta realidad impulsó a Deng Xiaoping a llevar a cabo reformas que desmantelaran gradualmente las políticas maoístas asociadas con la Revolución Cultural. Puso en funcionamientos políticas de apertura económica para integrar a China al mercado global. Para el año 2011 el PIB per cápita se elevó a 5,600 dólares. Se había convertido en la segunda economía más grande del mundo y casi 200 millones de personas habían salido de la pobreza.

Sin embargo, la competitividad de China en el escenario mundial comenzó a disminuir a medida que el salario doméstico crecía, la enorme fuerza laboral barata de la que dependía para producir bienes mucho más baratos que cualquier otra nación
empezó a tener empleos bien remunerados. China estaba perdiendo terreno en los mercados globales.

Para el año 2013, el presidente Xi Jinping diseñó una nueva estrategia, la iniciativa One Belt, One Road, con el propósito de crear rutas comerciales por mar y tierra que se extienden desde China hasta Europa.

En esta tarea, ha logrado pactar formalmente con más de 70 países que representan el 30% del PIB mundial y el 62% de la población mundial.

En los cinco años que lleva en marcha este proyecto, los bienes comercializados entre China y los demás países han superado los seis billones de dólares con un crecimiento anual del 4% y se han creado más de 300 mil empleos. Este plan de infraestructura permitirá un nivel de desarrollo industrial e integración económica que generara nuevos mercados, especialmente para las empresas chinas. No obstante, hay que ser cautelosos, para lograr financiar los proyectos los bancos chinos han estado ofreciendo enormes préstamos a países en desarrollo sin advertir sus posibilidades de pago. Pekín esta creando una red de países dominada por los chinos, vinculada a su ámbito económico e industrial. De tener éxito, crearía una esfera de poder económico, diplomático, militar, tecnológico y estratégico lo suficientemente grande y poderoso como para desafiar a cualquier potencia mundial.

• Es internacionalista, politólogo, abogado y
profesor de derecho en la UNAM. @heladioramirez

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Nueva hermandadColumnas
2019-07-17 - 01:29
Para DanielaColumnas
2019-07-17 - 01:27
Vuelve la acciónColumnas
2019-07-17 - 01:23
Dictadores y moralinaColumnas
2019-07-17 - 01:18
Gente, poder y beneficiosColumnas
2019-07-17 - 01:15
IngresosColumnas
2019-07-17 - 01:12

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-