laopcionnota
La partida fifí

La partida fifí

Columnas viernes 05 de julio de 2019 - 02:18


No comprendo por qué los senadores de Morena juegan al “vivo” cuando saben que cualquier cosita, por pequeña, secreta o abierta que sea, que dañe la reputación del presidente Andrés Manuel López Obrador será usada en su contra, como sucede con la partida secreta que venía muy escondida en la Ley de Austeridad recién aprobada por los morenistas y que le permite al primer mandatario gastar discrecionalmente 90 mil millones de pesos.

Si los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional creyeron que esta partida que venía de décadas atrás sería un regalo de aniversario a López Obrador, más bien fue una partida, pero de críticas las que le generaron a tal grado que en su conferencia mañanera dijo molesto que no lo confundan con Carlos Salinas y negó sistemáticamente que vaya a recibir esa cantidad de dinero de los ahorros que se están haciendo en su administración.

Sin ser mal pensados, quizá los senadores morenistas pecaron de ingenuos al creer que nadie se daría cuenta de que por ahí andaba la partida secreta gritando ¡aquí estoy! Cuan vanidosa diva que sabe que vale nada mas y nada menos que 90 mil millones de pesos.

Pero como en esta serie de aventuras y desventuras que todos los días vemos, queramos o no, salió algún malvado opositor que revisó con lupa hasta las letras chiquitas de la Ley de Austeridad tan promovida por el propio presidente López Obrador que no quiere despilfarros, fiestas, viajes, fotografías en revistas, comilonas en restaurantes de esos llamados fifís.

La inspección a la Ley de Austeridad tuvo el efecto deseado, la redacción de la partida secreta que ahora ya es abierta porque se hizo del conocimiento público dice textual. “Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos, de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que los genere.

“Por cuanto hace al Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por decreto determine el titular”. Ni que decir, ni modo que el articulo 61 de dicha ley no sea cierto o que solito haya aparecido el regalito incómodo.

Tuvo que salir el propio titular del Ejecutivo federal a negar que vaya a recibir ese dinero para que se lo gaste en lo que le dé la gana, sin fiscalización y sin rendir cuentas a nadie.

Será la Secretaría de Hacienda, expuso, la responsable, que siendo sincera tampoco lo ha hecho muy bien, del manejo de todos los recursos públicos y de informar al respecto.

Y por primera vez habló de que hay mecanismos de control, solo que demasiado morenista a través de la Secretaría de la Función Pública cuya titular aseguró hace unos meses que su jefe, López Obrador es el Estado.

•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y
fundadora de "Ángeles Abandonados".

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-