laopcionnota
La regeneración de la vida pública
La regeneración de la vida pública

Columnas miércoles 22 de mayo de 2019 - 01:15


El Padre de Pueblos nos prometió una regeneración de la vida pública, y la regeneración ya está aquí. Pensemos en lo que pasaba en los estados. En el prianismo, los gobernadores tendían a ser verdaderos delincuentes, y vean sino a César Duarte, a Sandoval, a Borge, a Yarrington o al Supremo Pontífice del atraco, Javidú. Me parece que fue el símbolo del fracaso del federalismo mexicano. Esos sujetos eran señores feudales que hacían negocios desde el poder, se vinculaban con el crimen organizado o de plano metían la mano al erario. Eso se acabó. Y es que el nuevo federalismo funciona de manera distinta: el Líder Supremo ve por la moral patria en todos los ámbitos, purifica cuanto toca, y eso ya se nota en las gubernaturas. Seguro que en cualquier momento aparecen los 500 mil millones de la corrupción.

Y es que vean el orden al bat que se maneja nuestro Tlatoani. ¿Gobernadores? Están los dos emperadores aztecas, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, dejando en alto el nombre de nuestro Líder con esa compra de patrullas sobrepreciadas en Veracruz, donde no hay corrupción, y esos largos juegos de golf en Morelos, en un afán por resolver la ola de asesinatos y secuestros sin perder calidad de vida, como un ejemplo para el Pueblo Bueno. A este uno-dos de lujo se sumará esa persona tan confiable, tan encantadora, que es Luis Miguel Barbosa, en Puebla. Cuántas bendiciones le esperan al estado. Barbosa es el Mozart, el Da Vinci, el Michael Jordan de la austeridad republicana. Imagínense. Con el salario juarista de un servidor público, mi Luismi pudo comprarse una casita de hartos millones de pesos en Coyoacán. Bonito barrio.

Pero la regeneración de la vida pública se nota en todos los ámbitos, claro. Les decía del orden al bat. En los últimos días nos hemos deleitado con la finura, la templanza, la humildad de Gerardo Fernández Noroña, que lo mismo amedrenta a una señora mayor en la fila, que le pide a sus seguidores que ejerzan la justicia social-tuitera contra sus detractores luego de hacer públicos sus teléfonos, que le dice a un opositor que lo va a acusar con el presidente para que le aviente a la Guardia Nacional, que irrumpe en las oficinas de Twitter luego de que le suspenden la cuenta y vocifera que él no trata con empleados. Patria o muerte, mi Geras.

Pero tenemos también a John Dos Doctorados Ackerman, el Fernández Noroña de Filadelfia, dignificando la TV de gobierno, a Sergio Mayer impulsando la cultura entre sectas religiosas y a Sanjuana de Arco Martínez llevando la ira de Dios contra los escritores disidentes en la agencia Notimex.

Trabaja con celo, mi San. Porque después de publicar la nota, se dedicó a tuitear compulsivamente contra el escritor Héctor de Mauleón. Eso es desquitar el sueldo.

Por último, la regeneración se siente, claro, entre los superdelegados, esos paragobernadores elegidos por nuestro Tlatoani en su carácter de Gran Elector.

Mi favorito es Carlos Lomelí, el de Jalisco. Condenado a dos años de cárcel por cargar armas ilegales, dueño de una empresa que vendió 31 medicamentos con tremendo sobreprecio al gobierno hace unos añitos, sus empresas han recibido 8 millones y medio de dólares 100% 4T: de ocho contratos, seis fueron por adjudicación directa. En otro escenario llamaría a sospecha su cercanía con el Presidente.

Como aquí ya cambiaron las cosas, eso es una prueba de su honestidad.

Esto ya cambió. Pónganse vaselina.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


La nueva ruta de la sedaColumnas
2019-06-17 - 04:19
Cuál fronteraColumnas
2019-06-17 - 04:17
IngresosColumnas
2019-06-17 - 04:15
Línea 13Columnas
2019-06-17 - 04:13
¡Ha Toi!Columnas
2019-06-17 - 04:07

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-