facebook comscore
La vida como “no favorito”

La vida como “no favorito”

Columnas lunes 18 de noviembre de 2019 - 03:16

Andy Ruiz Jr. tendrá el reto más importante de su carrera el 7 de diciembre, no solamente defenderá los títulos que lo avalan como campeón mundial de peso completo, además, va de nuevo contra toda la corriente que lo pone en el lugar del “no favorito”.

Sin duda, Andy Ruiz, consiguió alcanzar el sueño de su vida al derrotar dramáticamente al británico Anthony Joshua; cayó en el octavo, pero se levantó, y movido por el pudor y el corazón, consiguió lo impensable, llegó al combate casi por casualidad, levantó la mano como rival, pese a saber que la mitad de la gente que lo vería aquella noche en Nueva York, reiría de él, pero Ruiz estaba acostumbrado a esa reacción, durante toda su infancia fue un niño con sobrepeso, en cada etapa de su vida tuvo que demostrar su valía para que las miradas se centraran en sus virtudes y no en su aspecto físico.

Noqueó a Joshua, se convirtió en la reencarnación de David venciendo a Goliat y con ello, silenció otra vez las risas, disipó las dudas y estremeció a millones de personas que lo vieron en todo el mundo; incrédulos, estallamos en júbilo. Casi de inmediato llegaron las críticas: “¡No es mexicano! ¡Vivió toda su vida en Estados Unidos! ¡Tuvo demasiada fortuna! ¡Fue un golpe de suerte!”.

Otra vez contra corriente y ya con la carga emotiva de ser quien defiende, Ruiz llegará por la consagración, o para que los millones de críticos que consideran que Andy es producto de la casualidad, puedan expresar con beneplácito, la reconfortante frase: “Te lo dije”.

La principal incógnita no está ahora en las cualidades que Ruíz tiene o no tiene, de aquí hasta la noche de la pelea en Arabia Saudita, la atención de quienes siguieron la carreta de Ruiz hasta la cima, se enfocará en lo capaz o incapaz que el joven de treinta años es, para lidiar con la fama y distracciones que tienen los campeones del mundo ¿Le afectó la fama? ¿Se agrandó? ¿Perdió el piso? Existe otro tema que destaca por evidente, Andy bajó de peso, presumiblemente, intentando llegar al 7 de diciembre con una mejor figura y con mayor velocidad, pero él ya era veloz, parte de lo que lo hacía un boxeador “atípico”, era ser rápido sin ser el estereotipo de lo atlético.

Tiene una rutina alimenticia distinta a la que tuvo en el pasado, como parte de su entrenamiento para enfrentar a Joshua, Andy ha dejado algunos malos hábitos; bajo el criterio de la física elemental, Andy Ruiz, con mayor peso que su oponente, es capaz de lanzar golpes que llevan impresa una fuerza proporcional a su masa corporal, aunque bajar de peso sea considerado un hecho altamente benéfico por saludable, en este caso, encendió la alarma de un medio de por si alarmista: “Ruiz llegará con menos peso y por lo mismo, también con menos poder”.

A los mexicanos se nos atribuyen muchas características negativas cuando nos llega la fama o el dinero de golpe, Andy Ruíz ha transitado por la vida como mexicano, así se presenta desde niño, ojalá que de nuestra herencia y de la americana, Andy tenga lo mejor.





Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La importancia de unificar criterios Columnas
2019-12-12 - 01:48
La politica internacional de la 4T Columnas
2019-12-12 - 01:47
Defensa de las mujeres y elecciones Columnas
2019-12-12 - 01:40
Uber y tu seguridad  Columnas
2019-12-12 - 01:38
Tiraditos Columnas
2019-12-12 - 00:59
Los corruptores Columnas
2019-12-12 - 00:58
+ -