facebook comscore
Laicismo, ilusión del pasado

Laicismo, ilusión del pasado

Columnas jueves 01 de agosto de 2019 - 02:37

Leo en ContraRéplica una breve pero interesante entrevista de María Cabadas a Arturo Farela presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice). Las declaraciones del pastor evangélicos dan para que el lecto reflexione sobre la situación del Estado laico en la administración de López Obrador, quien se dice juarista. Farela declara “yo no tengo interés (de entrar al servicio público), en lo personal, porque sé exactamente cuál es mi trabajo, la misión que mi Señor y Dios Jesucristo me encomendó. Pero los ministros de culto debemos tener libertad para participar en la vida política del país como cualquier otro ciudadano porque ¡no somos extraterrestres!, Somos ciudadanos”.


Farela después carga contra el Partido Encuentro Social “El PES nunca nos representó y nosotros nunca lo sentimos así porque Confraternice nunca perteneció a ningún partido en particular. En nuestra Confraternidad hay pluralidad y el PES tampoco fue una fuerza política cien por ciento de cristiano evangélicos, también hay de todas las confesiones religiosas, incluyendo a ateos y agnósticos.” Si usted lo dice.

A continuación, Farela hace unos señalamientos sobre el estatus jurídico actual muy llamativos. “Cuando yo hablo de estos beneficios no es para algo personal, sino porque son temas que deben abordarse, pues México ya se quedó atrás en materia de concesiones de radio y televisión para las iglesias, en los derechos políticos para los ministros de culto, se quedó atrás en el tema de la laicidad del Estado y en los actos de culto público con carácter extraordinarios por lo que se quebrantan principios constitucionales.” Ojalá que la Secretaría de Gobernación se pronunciara sobre estos cuestionamientos al marco legal mexicano.

“Así como dice el artículo 130 constitucional que el Estado mexicano no intervendrá en la vida de las asociaciones religiosas, lo mismo es que las asociaciones religiosas no intervengan en los actos de Gobierno. Yo en ningún momento me he opuesto a las decisiones del Presidente, por el contrario, yo las apoyo. Y estamos coadyuvando en diferentes programas sociales.”

A confesión de parte, relevo de pruebas. ¿Es jurídicamente correcto que un grupo religioso participe en la puesta en marcha de los programas sociales del gobierno federal?

Finalmente, Farela explica su particular concepción de la separación entre Iglesia y Estado. “Imagínese que de repente el Presidente o a Secretaría de Gobernación dijeran que no está bien que la Iglesia Católica tenga un líder extranjero y que los gobierna desde El Vaticano. Esa es una cuestión interna y no le compete al Estado mexicano”. Añadió que es necesario que “las iglesias no intervengamos en los actos de Gobierno. Respetemos la soberanía de cada ente”.

Él mismo lo dice, no deberían intervenir en los actos de Gobierno. ¿Entonces por qué participan en la ejecución de programas sociales? Con AMLO el laicismo se fue al garete.

•Internacionalista y analista político:

@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
La guerra que mata la democracia Columnas
2019-12-06 - 02:32
+ -